30 de enero de 2013

La abdicación de una Reina


La reina Beatriz de Holanda ha anunciado su abdicación; próxima a cumplir los 75 años ha decidido dar paso a las nuevas generaciones y a partir del mes de abril el nuevo rey de los holandeses será su hijo rpimogénito, el príncipe Guillermo. No deja de ser una noticia llamativa que una monarca se jubile, algo que hace en pleno uso de sus facultades mentales, con una salud de hierro y sin más causa que el deseo de renovar el trono del país con gente joven. Un discurso breve, elegante y emotivo puso fin al reinado en activo de una mujer sencilla, discreta y que cuenta con el apoyo y la simpatía del 80% de su pueblo. Y es que a la gente no le importa en exceso que el régimen político sea de una naturaleza u otra, tan sólo pide que le rijan con honestidad y con decoro. La curiosidad me ha llevado a ver un video de "Youtube", de cerca de 20 minutos de duración, que contiene un reportaje de la coronación de la reina Beatriz hace 33 años, una ceremonia bellísima celebrada al son de unas partituras musicales muy bonitas y con todo el boato y la elegancia que exige un acto así; habrá quien piense que estas cosas están pasadas de moda, algo que no comparto, pues ni está reñido con la sobriedad ni tenemos que conformarnos con lo hortera, lo rancio o lo chabacano.

Mi primer recuerdo de esta mujer se remonta a un reportaje del Hola sobre la boda del entonces príncipe de Grecia Constantino, hermano de la Reina Sofía, con la princesa danesa Anne-Marie Dagmar Ingrid en septiembre de 1964; en dicho reportaje aparecía Beatriz, entonces princesa heredera, con una sonrisa de oreja a oreja, un gesto que le ha acompañado permanentemente, y es que a quien entonces era un niño próximo a cumplir los 6 años la idea que le vino a la cabeza era la de "¡qué simpática es esta chica!-. Y la sonrisa de esta mujer, con esa apariencia cariñosa, afable, alegre, tiene su mérito, pues no parece que la vida haya sido siempre fácil para beatriz de Holanda. Ya su boda estuvo bañada por la polémica, pues su entonces prometido, el aristócrata alemán Claus von Amsberg, servido en las Juventudes Hitlerianas y en la Wehrmacht, algo a lo que si añadimos la habitual ojeriza hacia los germanos del pueblo holandés provocó que durante la ceremonia abundaran las manifestaciones y protestas, incluso na bomba de humo fue arrojada contra el carruaje nacional, dando lugar a un violento enfrentamiento con la policía.

El príncipe Claus acabaría siendo aceptado y querido por los holandeses, pero tenía una salud muy frágil, padeciendo una serie de graves depresiones que le obligaron a pasar varios períodos de internamiento en centros psiquiátricos; evidentemente, los males de su marido fueron otra fuente de dolor para la Reina beatriz, algo que supo superar cara al exterior, donde seguía presentándose con la jovialidad de siempre. Clñaus padeció también cáncer y parkinson, falleciendo en octubre de 2002. También se puso en entredicho la boda de su hijo mayor y príncipe heredero, Guillermo Alejandro, con la argentina Máxima Zorreguieta, dado que el padre de ésta fue al parecer uno de los militares que colaboró con el General Videla en la dictadura argentina. En febrero de 2012 su segundo hijo, Juan Friso, fue sepultado por un alud durante unas vacaciones en Lech (Austria), pasando 20 minutos bajo la nieve hasta que pudo ser rescatado; desde entonces el príncipe permanece en coma.

Se ha discutido mucho sobre la excesiva riqueza de la familia real holandesa, sobre los escándalos que afectaron a la Monarquía con motivo de la implicación del príncipe Bernardo, padre de Beatriz, en el tristemente "Caso Lookkhed", sobre otros asuntos financieros que se aseguran son poco claros e incluso sobre la propia filosofía que justifica la persistencia de la Monarquía en los Países Bajos, cuestiones en las que no puedo entrar por simple desconocimiento; lo que queda claro es que la reina Beatriz tiene el mérito indudable de saber conservar, al menos externamente, la calma y la sonrisa en medio de una trayectoria en la que no se le han ahorrado el dolor y la desgracia y, sin duda, también ha sabido retirarse a tiempo, marcharse sin portazos ni palabras fuera de tono.

16 comentarios:

tomae dijo...

Yo si abdicara mi Reina (a veces nos amenaza con hacerlo) ...no daría pie con bola.

Modestino dijo...

Hay reinas que nunca abdican, tranquilo.

susana dijo...

Tal vez sea mejor una retirada a tiempo, pero aquí ya aprovechan para hacer insinuaciones sobre el rey, ya sabes. Un beso.

Modestino dijo...

Es todo un debate, desde luego. Mira él Príncipe de Gales, casi abuelo y ahí sigue de "meritorio".

Anónimo dijo...

Cada pais es un caso distinto.No creo que se pueda extrapolar nada.
De Holanda ,si parece que siempre se estan riendo todos.

Modestino dijo...

Sí, cada país es un mundo, y yo no me cambio por los holandeses. Pero admitamos que la Monarquía pasa ahora mejor momento por allí.

Sí, se ríen ... espero que no de nosotros....;););)

Driver dijo...

En los mentideros de la capital corre un rumor al respecto.
Se le atribuye a la Reina, dicho a los íntimos, en "petit comité" y con el dorso de la mano tapando los labios para evitar filtraciones:
"No es fácil reinar a un pueblo que se pone ciego a porros".

No lo debe ser.

Modestino dijo...

Me parece un comentario excesivo, lo que no quita a que en determinados ambientes, entre algunos emborracharse, fumar porros, ... esté considerado dedicación normal, y eso es insano.

Driver dijo...

Sí, ha sido excesivo el comentario; tal vez llevado por la mala fama de Amsterdam y su libre comercio de sustancias alucinógenas.
Hoy tengo el día poco fino.
La crisis en la construcción, que me hace confundir velocidad con tocino.
Lo reconozco, esta tensión me hace hablar sin pensar.
Y no debería.

Modestino dijo...

Perdona Driver, te entendí mal, pensé que el comentario era de nuestra Reina ... ahora lo veo más claro.

un abrazo¡¡¡¡

Driver dijo...

Un simple malentendido, no pasa nada, de hecho mi comentario sigue siendo excesivo, perdona tú.
...
Lo que está claro es que nuestra Reina debe de tener a estas alturas preoupaciones más hondas.
Y eso el pueblo español lo percibe y le duele.
Otro abrazo para tí.
...

Modestino dijo...

Ah, y en cualquier caso cuando hablé de comentario excesivo me rwefería al de la Reina, no al tuyo :).

t dijo...

¿la reina fuma porros?

Driver dijo...

A Dª Sofía la he visto dos veces en persona; una cuando D. Juan Carlos era aún príncipe y vino a Murcia, donde recibió un baño de cariño en la plaza del Ayuntamiento.
Y la segunda fue hace poco, en un acto en el Teatro Real, cuando España tomó el relevo de la presidencia europea, y por algún error de protocolo fui invitado contra todo pronóstico y toda lógica.
En ambas ocasiones quedé encantado con su presencia.
Realmente encantado.
...
Algunos días, cuando conduzco cerca de la residencia real, ganas me dan de parar y probar suerte a ver si me pudiera tomar un café con ella.
Me gustaría charlar un rato sobre pintura, tema me consta que ella domina y yo destrozo con excesiva pasión.
Una vez, le escribí un cuento.
Pero no tuve valor de enviárselo.
Se titula "La señora".

Cualquier día de éstos me salto el protocolo y me planto allí.
Me lo estoy pensando.

Driver dijo...

Por cierto, tengo una anécdota muy buena con la Banda de Música de la Casa Real.
La reservo para nuestra comida.
...
Por cierto, hablé con Sunsi y es posible que venga con Jesús a la comida del 23F.
Una buena compañía.
...

Modestino dijo...

Queda menos de un mes!. Yo también admiro a la Reina, aunque en los tiempos que corren parece que decir estas cosas sea políticamente incorrecto.