28 de enero de 2013

Una coleta novata


La semana pasada comí un día en el "VIPS" de la Plaza Aragón de Zaragoza; allí ofrecen un menú simpático y puedes comer rápido y sin cazar excesivas calorías, evidentemente siempre que no caigas en la tentación de poner el colofón al almuerzo con una de sus célebres "tortitas" con nata y sirope de caramelo o chocolate. El lugar se encuentra generalmente bastante lleno y los camareros parecen ir de cráneo para atender las distintas mesas y llevar a cada cual lo que corresponde, que no es cosa precisamente sencilla a la vista de los variadas apetencias y caprichos que podemos tener los humanos con una carta tan interesante como la del "VIPS". Suele ser admirable la eficacia de quienes atienden a los clientes, máxime si tenemos en cuenta que a veces éstos no son ni pacientes, ni comprensivos, ni flexibles ni educados.

Al poco de instalarme en la mesa me fijé en una chica bastante joven que aparecía por ahí con el uniforme negro y granate de la casa; era rubia y lucía una llamativa coleta; me llamó la atención por su juventud, ya que no es habitual ver una moza hispana entre los camareros -casi todos son de más allá del Atlántico- y también porque saltaba a la vista que tenía poca experiencia en este trabajo, es más casi apostaría a que era el primer día que ejercía como camarera. En el tiempo que duró mi comida la pobre salió y entró varias veces de la cocina despistada y sin saber qué hacer, intentó servir el vasito de helado de postre sin plato ni cuchara, portaba la bandeja con platos y bebidas haciendo equilibrios casi equivalentes a quien camina por la cuerda floja y demostraba escasa soltura a la hora de disponer las cosas en las mesas que servía.

Me sentí enormemente identificado con la pobre muchacha, la cual deambulaba entre las mesas como pato sin cabeza, perdida en unas obligaciones y unas formas que el resto de compañeros dominaban perfectamente; tuve ganas de hacerle un comentario desdramatizador, pero ni hubiera sido oportuno ni tampoco parecía que la moza estuviera sufriendo demasiado por el tema. Vi como alguno de sus colegas le echaba una mano y parecía estar al quite para frenar alguna que otra metedura de pata. Me puse en su lugar y recordé mis inicios profesionales hace ya casi 30 años, cuando también comencé chocando con una realidad que no aparecía en los libros y tuve mis torpezas y errores, seguramente unos cuantos de ellos sin que llegara a ser consciente de mi fallo. Espero que los responsables del establecimiento sepan tener paciencia con quien empieza y valoren la buena voluntad que saltaba a la vista ponía la chica de la coleta rubia.


13 comentarios:

veronicia dijo...

Ya no los primeros dias sino los primeros tiempos de un trabajo me han hecho sentir como si caminase por la cuerda floja... yo me preguntaba cuanto tiempo tardaría en desenvolverme como los demás... y rezaba mucho para no meter la pata y perjudicar a alguien.
Y recuerdo perfectamente a todos los que en aquellos primeros tiempos me tendieron una mano.

Modestino dijo...

Y a los que te mandaban a hacer fotocopias también recordarás ...;);)

Dándole vueltas, creo que la chica de la coleta tenía una mirada de ilusión, más que de tensión ....

veronicia dijo...

Ahora que lo mencionas si recuerdo a los que me mandaron a "hacer fotocopias" pero entonces repetía como un mantra "lo que no te mate te hará mas fuerte"

Modestino dijo...

Por supuesto: buena receta¡¡¡¡

Anónimo dijo...

VIPS,es mas una cafeteria,con todo lo bueno que tienen.Ademas de las tortitas ,tambien estan muy bien los batidos.Y la relacion calidad-precio es muy buena.

P.D.Modestino ya has revelado tu apariencia fisica..

Brunetti dijo...

Desde luego, Modestino, vaya imagen más tristona de tu propia "persona/humana" has elegido para ilustrar tu magnífico blog.

Talmente, parece como si te acabaran de decir que el Zaragoza ha descendido a Segunda merced a un penalty a favor errado en el minuto 95.

Un abrazo risueño,

Modestino dijo...

Sí, he revelado mi apariencia con una foto veo que desacertada. La cambiaré.

t dijo...

...Sí, parece que te has centrado un poco más :)

y un Voto más para Argo sobre Lincoln en el Sindicato de actores.

paterfamilias dijo...

Modestino, me hace gracia que seas tan observador y que cualquier situación cotidiana te dé para escribir un post.

Por cierto, también me ha sorprendido (gratamente) que hayas desvelado tu imagen

susana dijo...

A mí en el Vips siempre me hacen esperar. Los comienzos son duros. Un beso.

Modestino dijo...

Pues no se si he hecho bien mostrando mi foto, aunque tengo la sensación de que casi todo el mundo me tenía ya fichado, pater.

Modestino dijo...

Susana: pienso que uno espera más o menos según esté el establecimiento más o menos lleno. De cualquier manera creo que la crisis afecta a todos y ahora tienen menos personal.

Modestino dijo...

T: yo creo que me quedaré con Lincoln.