14 de diciembre de 2012

Hitchcock desmitifica

Cuentan que una serie de periodistas franceses con ciertas pretensiones de intelectualidad realizaron al gran Alfred Hitchcock una pregunta tan llamativa como profunda: "¿Qué es el cine?", imagino que la hicieron con la esperanza de que el genio del suspense lanzara cualquier especie de definición magistral; éste, sin embargo, fue bastante más prosaico y, posiblemente, más sincero afirmando que el cine es sencillamente "una gran sala llena de butacas que hay que llenar como sea". El cine es sin duda un arte, nadie lo discute, pero no nos podemos sustraer a la realidad de que si una película no termina siendo económicamente rentable algo no ha funcionado bien, y sobre todo, a los genios y virtuosos de la pantalla se les va a consentir bastante, se tendrá paciencia con ellos, pero al final alguien les exigirá rendimiento. En los tiempos que corren no bastan ni el arte ni la excelencia cultural, ahora se exige que "la cosa dé dineros", que el público quede satisfecho y se le ofrezca lo que quiere y ésto es algo que sabía muy bien el gran Alfredo.

Y esta frase, real como la vida misma, no tiene que tener necesariamente una connotación negativa; al fin y al cabo los espectadores son los "paganos" del asunto y bien está que se les ofrezca algo que, entre otras cosas, les entretenga. Hay películas para minorías, a las que siempre habrá que admirar y respetar, pero no se puede pretender prescindir de los gustos y apetencias del "pueblo soberano", aunque sea bien cierto que éste es fácilmente moldeable y manipulable. Así, cabe la tentación de acusar a muchos espectadores de caer en cierto "borreguismo", aunque no es menos cierto que en algunas ocasiones uno se encuentra con quienes so capa de intelectualidad no hacen más que incurrir en la más soberana estupidez, confundiendo con cine profundo y "de culto" lo que no es más que un más o menos largo muestrario de aburrimiento y snobismo.

Claro, que la necesidad de "vender el producto", la urgencia por llenar salas y el peligro de quedarse descolgado económicamente tiene también sus inconvenientes; tengo la impresión de que en las últimas décadas ha primado el imperio de los efectos especiales, el divismo y sofisticación de muchas de las estrellas y los caprichos personales de algunos directores, convirtiendo el cine en algo más cercano al espectáculo que al arte y a sus protagonistas en una especie de personajes de cartón piedra. Así las películas muestran una perfección técnica notable y los actores y actrices una capacidad de adaptación a cada papel casi camaleónica, pero ya no se ven -o al menos cuesta hacerlo- genuinas obras de arte como "Casablanca", "Eva al desnudo", "Sólo ante el peligro" o "La costilla de Adán", por poner solamente unos ejemplos.

15 comentarios:

paterfamilias dijo...

Siempre me ha hecho mucha gracia ese esnobismo que citas cuando oyes frases tipo "Me encanta el cine iraní"

Modestino dijo...

Hay gente "pa tó" decía Rafael "El Gallo", yo no niego la posibilidad de que haya cine iraní, boliviano o de Borneo que sea estupendo, pero intuyo que hay quien se ve obligado a decir que es la pera.

veronicia dijo...

Espero con interes el comentario de Tommy...
Hitchcock-a quien admiro por se el maetro del suspense- sufrió él mismo las exigencias de hacer un cine comercial expuso el concepto desde el punto de vista mercantil y no artístico. Cierto que es una sala llena de butacas que hay que llenar, pero mi butaca es un portal que quiero que me lleve durante 100 minutos a otra realidad.


Modestino dijo...

Tu butaca un portal, ¡pues que buena metáfora! :)

susana dijo...

Antes se hacían grandes películas con buenos guiones. Ahora el guión es lo de menos. En cuanto al cine español parece monotemático. Un beso.

Modestino dijo...

"Canción de cuna", "Solas", "El color de las nubes", ... alguna peli española bien bonita ha habido, Susana. Y alguna más seguro.

No soy una snob pero veo cine iraní dijo...

Del cine iraní diré; recomiendo ver "argo" no es iraní pero es increíblemente buena , de oscar.

Modestino dijo...

"Argo" la tengo pendiente, todo lo que he viston y leído de ella me atrae un montón.

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tomae dijo...

...pues ya hace tiempo que se dice que lo que hace rentable al cine: son las palomitas !!!

Modestino dijo...

Las palomitas son cosa moderna; aún recuerdo cuando se llevaba al cine la merienda, con bocadillos, bollos y botellas de litro de Coca-Cola.

Tommy dijo...

Y las pipas, Modestino, no olvides las pipas. En cuanto a la merienda, puedo dar fe de que allá por el año 98 (no he vuelto desde entonces) había un complejo de multisalas en Tarrasa en las que te sentabas en la butaca y podías colocar delante de ti una especie de pupitre apto para almacenar un menú entero con postre y bebidas. También podías levantar el brazo que separaba tu asiento del contiguo a fin de aproximarte algo más a tu acompañante. Si él/ella accedía, claro.

Esto de entrar tan tarde en el blog casi me obliga, vistos los comentarios precedentes y el emplazamiento de Vero, a defender al cine iraní e incluso al patrio. En cuanto al primero, y como tampoco soy snob, os recomendaría que empezárais por la peli que ganó el Oscar el año pasado ("Nader y Simin, una separación", nada aburrida e incluso con su toque de intriga hitchcockiana) antes de abordar la filmografía de, por ejemplo, Abbas Kiarostami (tan interesante como minoritaria). Y en cuanto al cine español, solo recordaré que la actriz protagonista de la peli española más comercial de la historia está nominada este año al Globo de Oro y seguramente lo será al Oscar. Y todo por un film que no va ni de la guerra civil ni de la postguerra, sino de un tsunami en la lejana Tailandia, pero que llena los cines, tanto que a la chica en cuestión, australiana ella pero tan guapa que merecería ser de aquí, nos vamos a cansar de verla esta Navidad en el anuncio televisivo del Corte Inglés.

Modestino dijo...

Maravillosa Naomi Watts!

veronicia dijo...

Tommy ; yo que no soy snob pero me gusta el cine diré que tras ver "A proposito de Elly" vi la pelicula que ganó éste año el oscar a la mejor película extranjera... y me encantó; tanto que seguí la estela del director.
Si alguien tiene alguna duda de porque Irán es particular los primeros minutos de "Argo" aclaran las dudas.
Pero entiendo que si hablara con alguien a quien no le emociona el cine como a mi y mi introducción a la conversación fuera "me encanta el cine iraní" pensara que soy gilipollas/pretenciosa/snob

Tommy dijo...

Se puede ser más pretencioso, querida Vero. Por ejemplo, diciendo que te vuelve loco/a el cine de, toma nota, Apitchapong Weerasethakul, que es ahora mismo el cineasta tailandés más conocido en festivales. Para describir sus pelis me faltan las palabras.

"Argo" es curiosa. Affleck ha demostrado que es tan buen narrador como soso intérprete, y la historia que cuenta es muy americana, especialmente por presentar a los fundamentalistas como subnormales (¿a ningún policía del aeropuerto se le ocurre ir inmediatamente a la torre de control en vez de perseguir al avión a pie de pista?), pero me quedo con las coñas, que no son pocas, sobre el mundo de Hollywood; mi favorita es la escena de la negociación en el Sindicato de Guionistas, al que el personaje de Alan Arkin considera más peligroso que los ajatollahs.