3 de diciembre de 2012

Nos dejó J.R.

"Dallas" fue en su día un acontecimiento televisivo en España; fue uno de los primeros "culebrones" procedentes del país de los yankees -posiblemente el primero- y sujetó a la butaca a un considerable número de "españolitos" y "españolitas"; después vinieron "Dinastía" y "Falcon Crest", con un formato similar y una mezcolanza de pasiones, maldades, glamour, vicios, frivolidad y deslealtades casi permanentes que constituían casi un código de barras. No obstante, "Dallas" siempre tendría la especial consideración de haber sido precursora, de tener la condición de primogénita; y el éxito esta serie, creada por David Jacobs, no se entendería sin la presencia de quien fue santo y seña de la misma: J.R. Ewing, su personaje principal e indiscutible "number one" de una familia multimillonaria, poderosa e influyente del estado de Texas, cuyo negocio principal era el petróleo que producían en la empresa "Ewing Oil", sin que tampoco fuera pequeño el negocio ganadero que desarrollaban en su rancho "Southfork", donde vivía la familia y que estaba situado cerca de la ciudad de Dallas. La figura de "J.R." se convirtió, como por arte de "birli-birloque- en un auténtico mito y su nombre en alguien temido incluso con la evidente conciencia de su carácter de personaje de ficción. Incluso para quienes no vimos ni un episodio del serial J.R. había adquirido la condición de "persona principal" como en la misma época podían ser Ronald Reagan, Márgaret Tatcher o Hemut Schmidt, por mucho que de él sólo supiéramos que tenía aspecto de tejano simpático y fama de ser más malo que el faraón.

Hace una semana larga, el 23 de noviembre, nos enterábamos de la noticia del fallecimiento, en Dallas a los 81 años y a consecuencia de un cáncer, de Larry Hagman, el actor que encarnó al tal J.R., algo que le identificaría de por vida con el pérfido personaje en cuestión. La carrera profesional de Hagman hasta su explosión en "Dallas" no había sido excesivamente relevante; comenzó con pequeños papeles en televisión y alguna intervención en Broadway, pero en cine sólo he sido capaz de encontrar antes del inicio de Dallas en 1978 tres títulos relevantes: "Valiente marino" (1964), de Joshua Logan y junto a Walter Matthau y Jack Nicholson, "Punto límite" (1964), de Sidney Lumet, con Henry Fonda y de nuevo Walter Matthau y, por encima de todas, "Ha llegado el águila" (1976), de John Sturgess y con unos compañeros de cartel de lujo: Michael Caine, Donald Sutherland, Robert Duvall, Donald Pleasence y Anthony Quayle. No obstante, el papel que hasta la llegada de J.R. le dio más fama es el de "Mi bella genio", una serie televisiva de los 60 en la que encarnaba a un simpático -esta vez sin "trastienda"- mayor de la Armada norteamericana que se encuentra una lámpara con una genio tan guapa como Bárbara Eden; la serie fue emitida en España y la recuerdo perfectamente, con esos doblajes "hispánicos" tan característicos y esa superficialidad tan "americana".

De cualquier manera, la carrera de Larry Hagman hubiera quedado en una trayectoria intrascendente sin su presencia en "Dallas"; del fallecimiento del actor se hubieran enterado en su familia y en su barrio de residencia y su cara no nos sonaría a nadie a casi nada. Es curioso como puede cambiar la vida de una persona por el simple hecho de la popularidad de una serie y, sobre todo, la repercusión pública de un personaje. Tampoco cabe olvidar que quien se hizo famoso fue, sin duda alguna, J.R. y no Larry Hagman, pues casi todos hemos tenido que acudir a las fuentes para saber como se llamaba el cacique de "Southfork", de la misma forma que no deja de ser relevante el pasar a la historia por la maldad del personaje que a uno le ha tocado representar. Tras el éxito de "Dallas" Hagman intervino en películas de cierto renombre como películas "Nixon" (1995) de Oliver Stone, "El Tercer Gemelo" (1997), de Tom McLoughlin y "Primary Colors" (1998), de Mike Nichols. En el año 2009 Hagman tuvo una sonada aparición en España al participar en la serie de Antena 3, "Somos cómplices"; sus últimos trabajos fueron en la serie de televisión "Nip/Tuck" transmitida por la FOX y su regreso a Dallas en una continuación modernizada de la serie. Descanse en paz.

10 comentarios:

susana dijo...

Eso me recuerda que nos hacemos mayores. Descanse en paz. Un beso.

Anónimo dijo...

Que tiempos:Dallas,Dinastia ,la Fundacion,Falcon Crest.La gente se engancha a ellas ,nose si por ue eran de ricos,por la maldad de los personajes que ya hasta les cogias cariño,por ser series tan ajenas a nuestra cultura,etc.
De Dallas ,la mejor actriz era Sue ellen que se pasaba toda la serie muy perjudicada por el alcohol..

Modestino dijo...

Huy, pues imagínate yo, Susana, que me acuerdo de Bonanza y El virginiano...

Modestino dijo...

Hay un morbo global, que viene de muchas concausas.

Anónimo dijo...

Al contrario creo que la gente se enganchaba a estas series porque los personajes son prototipos muy reconocibles en todas las culturas...
JR-Bobby como Cain-Abel

Modestino dijo...

Es posible, ... o que les guste reconocerse, o emular.

Brunetti dijo...

En mi opinión, esas primeras series de TV gozaron de tanto éxito en España porque, en primer lugar, eran pioneras; y, en segundo término, porque en esa época aquí solo había un canal y medio.

Durante los últimos años han proliferado estas series americanas; algunas de las cuales, según parece, son excepcionales, según me cuentan mis amigos televidentes (yo no he seguido nunca ninguna).

Lo que sucede ahora es que esas producciones se reparten entre diez o doce o veinte canales de TV, de manera que ninguna de ellas logrará nunca el impacto y seguimiento que sí alcanzaron aquellas primeras.

P.D. Por cierto, y aunque debí escribir este comentario ayer: ¿qué se sabe de la nueva novela de Domingo Villar? Decían que se publicaría en noviembre, pero no me consta que haya salido al mercado. ¿Qué estará pasando? Con las ganas que tengo de reencontrarme con Leo Caldas.....


Modestino dijo...

Nuestro amigo de N & C me comentó que estaba rescribiendo el libro, según él con tranquilidad y sin tensiones, y que calculaba saliera para febrero.

veronicia dijo...

Brunetty tras haber sido traumatizada en mi infancia y adolescencia por el hecho de no tener televisión donde vivía y perderme todo tipo de series me he lanzado en los brazos de las series americanas...
Recuerdo haber visto todas las temporadas de Twin Peaks en unos cinco días (no hice otra cosa; lo que dice muy poco en mi favor) y de allí para adelante he visto todo lo que vale la pena ver; Los Soprano, Nip Tuck, The Wire, The Shield, Breaking Bad, Homeland, Shameless, The Killing, The Closer, CSI (diversas versiones),Ley y Orden (todas las versiones) y las anteriores Perry Mason, Se ha escrito un crimen, Colombo...
Como no puedo tener perro adopto series:)))

Modestino dijo...

Y yo que me quedé anclado en "Ironside", "Marcus Welby" y "Mis adorables sobrinos".