15 de junio de 2012

Resuelto el dilema de la ventanilla



Sí, ya se que soy reiterativo, tal vez obsesivo, pero no lo puedo evitar: en el fondo el blog me viene bien como desaguadero, como vía de escape, como modo de desahogar tensiones y algún que otro cabreo. El pasado miércoles hice un rápido viaje de ida y vuelta en AVE a Tarragona y volví a toparme con la dictadura de los medios tecnológicos y los usuarios psicopatizados de los mismos. Eso sí, la situación me ayudó a resolver el nuevo dilema que surge cuando compras un billete: hasta hace poco uno pedía un billete y le tocaba el asiento que le endosaba no se sabe si la suerte, el destino o la voluntad del vendedor; ahora puedes elegir vagón y número de asiento y siempre surge la duda de si es mejor coger "ventanilla" o "pasillo", algo que tras la experiencia del miércoles personalmente ya he resuelto.

A las 20.33 horas accedía en el andén de la absurda estación "Camp de Tarragona" -algún día habría que hablar del dislate de poner la estación del AVE a 14 km de la ciudad- al vagón nº 5 del tren que me devolvería a la estación zaragozana de Delicias y una vez hallado el asiento "15-D" comprobé que en el "15-C" viajaba el típico "madurete" intrépido y dinámico rodeado de toda la parafernalia "emprendedora"; para acceder a mi asiento, situado en zona ventanilla, el hombre hubo de retirar el portátil de la mesita, desenchufar varios cables que unían dicho portatil y el móvil con unos auriculares que a la vez ejercían de teléfono, ... todo ello mientras intuía por su parte cierto desagrado de ver interrumpido su brillante trabajo de gestión.

Me arrellané en mi asiento, casi compungido, subjetivamente avergonzado de haber ocasionado tanta molestia a un salvador de la patria y me dispuse a pasar la afortunadamente escasa hora y diez minutos de viaje, agradeciendo a la providencia que aún siga funcionando el AVE y me permitiera que mi "encajonamiento" no fuera a durar demasiado. Yo dormitaba, mientras mi compañero no paraba de darle a la tecla de su ordenador y a frecuentar diálogos telefónicos sobre compras, ventas, precios y otras "gaitas". Mi azoramiento -llamemosle así- era tal que ni por asomo me planteé salir del asiento, pues supondría una nueva odisea de recogidas, desenchufes, meneos, idas y venidas ... y quedé privado de la posibilidad de ir al bar, que no deja de ser un capricho, aunque también de acudir al W.C., lo que puede ser una necesidad -incluso una urgencia-, pero cualquiera se atreve a interrumpir la actividad del vecino, pues a esas alturas ya me daba miedo que por culpa de mi incontinencia pudiera subir la prima de riesgo.

Llegué a Zaragoza y hube de volver a pedir permiso al "triunfador" para que desmontara su "despachito", casi avergonzado de interrumpir de nuevo tan trascendentes labores, y bajé del vagón sintiéndome por fin mínimamente libre. De ahí marché a la estación de autobuses a coger el último que sale cada día para Huesca a las 22.15, un bus que pasa por los pueblos de la ruta, donde va dejando a los que regresan a sus casas de sus trabajos de camareros, limpiadoras, cuidadores, ... gente sencilla para los que viajar en medios públicos tiene un carácter más social y menos complicado, que saludan al conductor, que aparentan solidaridad con el prójimo, ... todo un himno al buen tío -y buena tía- de la calle. Ah, y por supuesto, a partir de ahora, ventanilla "nunca mais".




17 comentarios:

Dolores Ceballos dijo...

Pues el "triunfador" con tanta parafernalia, no sabe lo que se pierde en un viaje en tren sentado al lado de la ventanilla.
¿Será tanto el trabajo que no puede desconectar ni una hora escasa?

Buaggg

Bicos Modestino.

Modestino dijo...

Hay quien anda por la vida obsesionado con sacar partido a cada minuto y acaba en la manía, la obsesión o la intransigencia.

paterfamilias dijo...

Buenísimo. Muy bien descrito ese personaje.

Modestino dijo...

No pretendía ser cruel, que conste ....

susana dijo...

Pues qué pena ser un triunfador que no puede ni dormitar en el tren porque tiene todos los minutos ocupados. Prefiero a los del autobús, sin duda. Un beso.

casilda madrigal dijo...

A lo mejor tu compañero estaba trabajando para salvarnos de la crisis y en ese caso hiciste bien en tratar de no molestarle ante tamaña empresa, pero lo que tambien creo es que cada vez hay mas personajillos de medio pelo que se inventan un personaje y se lo creen ,juegan a que son grandes ejecutivos y les gusta rodearse de toda la parafernalia, yo en concreto que trabajo en la administración veo con estupor la nueva moda por parte de jefecillos de mandar correos electrónicos por la noche y en fines de semana, por supuesto correos que no van a ningún lado y que a primerita hora de la mañana lo puedes hacer. Pero ya te digo juegan a ser grandes ejecutivos con grandes responsabilidades y tan bien que se lo pasan...eso sí yo me pongo de los nervios.

Modestino dijo...

Susana, en el bus también hay de todo, pero este de las 22.15, con gente que regresa a Villanueva de Gállego, Zuera, Almudévar, ... tiene un especial encanto de lo castizo, la gente de bien, que tiene su día a día ...

Casilda, vete a saber, a lo mejor el hombre era un buen tipo, con buenas intenciones ... quizá he exagerado la nota para sacar conclusiones. Sí, hay mucho creidillo que manda mails de noche ... y se extraña si no abres el correo hasta el día siguiente.

Brunetti dijo...

La explicación del porqué la estación del AVE del Camp de Tarragona se halla en medio de la nada puede resultar difícil de entender; pero, en realidad, es muy fácil de explicar.

Cuando se ideó el AVE Madrid-Barcelona, a los jerifaltes sólo les importaba que ambas grandes urbes quedaran comunicadas.

Pero como quiera que, por aquellas cosas de la geografía, Zaragoza y Lérida están, más o menos, en la misma línea, les resultó muy fácil hacer que también pasara por ambas ciudades.

En cambio, Tarragona no está en la misma línea, de manera que, si querían que llegara al centro, deberían haberse desviado, con la consiguiente pérdida de tiempo en el trayecto; cosa que en absoluto estaban dispuestos a consentir, puesto que se trata de una ciudad insignificante, comparada con aquellos dos monstruos.

De manera que, a lo máximo que accedieron los de Adif (o quienes fueran los que decidían estas cosas) fue a construir esa estación "en tierra de nadie": o lo tomas, o lo dejas.

Y puestos en esa delicada tesitura, mejor tener AVE, aunque sea a 14 kilómetros, que verlo pasar de largo.

A pesar de la incomodidad que supine ir hasta esa estación, la mayoría de la gente está encantada con poder ir a Madrid en tres horas y a Córdoba en cuatro, pongo por caso.

Perdona esta larguísima perorata.

Buen fin de semana.

Modestino dijo...

¿Y no hay explicaciones más ... mal pensadas? ...;)

Brunetti (próximo ministro de Fomento) dijo...

Pues no sé si hay explicaciones más retorcidas; pero lo que te he contado es la pura verdad.

Algo parecido ha ocurrido en Cuenca: como quiera que la ciudad no está en la línea (imaginaria) Madrid-Valencia, han construido la estación bastante retirada del centro, para que el AVE no tenga que desviarse.

Pero imagino que los conquenses estarán igualmente satisfechos; especialmente los taxistas, claro.

Modestino dijo...

Sin duda, mejor eso que no tenerlo ... pero nod eja de ser llamativo que viajar a Tarragona desde Zaragoza cueste 45 € y 1 hora y 10 minutos, y un taxi de la estación Camp-Tarragona a la city, 50 € y 15 minutos.

Otro ejemplo debe de ser "Guadalajara-Lleves".

Anónimo dijo...

Yo comprendo al hombre del asiento del pasillo... no te apures porque es un autónomo que esta acostumbrado a montar y desmontar el chiringuito; y no pretende hacer nada salvo sacar tiempo... Si te fijas tiene abierto el navegador no todas webs abiertas son de trabajo igual hasta aprovecha para comentar en el blog ;)

Tengo uno de esos trabajos donde no se pagan por horas de presencia en un despacho sino por resultados y eso hace que sea mi problema como trabaje... así que lo mismo trabajo desde el sofá de casa como desde cualquier lugar donde haya una mesa para plantar el ordenador.

Modestino dijo...

No te niego que al hacer y publicar este post se me creó cierto cargo de conciencia, porque me planteaba que, efectivamente, el hombre podía estar haciendo un trabajo necesario, y que todo lo hiciera con naturalidad ... pero no puedo evitar pensar en que eso de viajar en tren a la vez que se ha hecho más ágil, rápido y puntual, se ha vuelto también complicado y "especial".

Driver dijo...

Dados los actuales hábitos de trabajo en los medios de transporte, tengo entendido que van a instalar cinturones de seguridad en todos los asientos para evitar conflictos jurídicos.
Me explico.
¿Qué hubiera pasado si en mitad de tu siesta reparadora, te despiertas sobresaltado y de forma fortuita te precipitas sobre el teclado de tu compañero de viaje?

¿Una operación bancaria con seis ceros de más?
¿Una Declaración de la Renta, efectuada de forma telemática donde con 20.000 pavos de ingresos se tratan de justificar 20.000.000 de gastos?
¿Un mensaje de amor íntimo y secreto, mandado a todos los contactos de una lista?
...
Los ordenadores los carga el diablo.
Avisado estás. ;)

opinadora dijo...

Una cosa es viajar y otra transportarse,ti compañero de asiento se transportaba ,tu además viajaban.y ya se sabe el viaje es el camino

tomae dijo...

...pues que la prima de riesgo suba por una incontinencia se tendría que estudiar, yo recuerdo la primera vez que me cité con una señorita y poco antes de despedirme tuve que ir al escusado (lo dije así pues me excusé, no podía más) tras el alivio, no me importó tomar otra taza de café y continuar con la tertulia que acabó hasta altas horas de la mañana...

Ya la conoces, la señorita es mi mujer, podría haberme ido de vuelta a casa si no hubiera tenido esa (necesidad) y tal vez no hubiera disfrutado de esa tertulia nocturna que cimentó los principios de mi noviazgo.

Sr. Ministro Brunetti, también recuerdo que cuando se debatía tal instalación (Estación del Ave) estaba en liza la ciudad de Reus como candidata a esa terminal ..., -lo digo para incorporar ingredientes a ese Post - ah! y que en Tardienta tiene estación de Ave, aunque eso responde a otra explicación ...

Modestino dijo...

Tardienta no tiene estación nueva de AVE, sólo que el AVE Huesca-Madrid para en la vieja estación del pueblo, donde en tiempos paraba el TALGO: "next stop, Tardienta"
Driver, cada día me sorprendes más favorablemente :)
Buena e inteligente distinción, opinadora.