22 de junio de 2012

¡Pero qué horribles!



Hace tiempo que los veo expuestos por ahí; en algunas zapaterías, en el "Schlecker", en los oscuros y abigarrados bazares de los chinos ... y siempre me han parecido tremendamente feos; al principio pensé que se trataba de calzado de trabajo, pero poco a poco he ido comprobando que el personal se lo pone en cualquier sitio, que nuestras calles, paseos y plazas son continuamente pisados por esos zuecos negros, morados, rojos, amarillos, ... y hasta en el propio trabajo ves a chicas de lo más monas y estiladas portando semejantes armatostes en sus pies. Imagino que deben de ser supercómodos, incluso es posible que sean utilizados con fines terapéuticos, a lo mejor hasta existe un estilo que los justifique y recomiende, ... pero, al menos por ahora, me parecen un insulto al buen gusto y la elegancia.

Es posible que el problema sea mío, que todavía ande anclado en una estética anticuada y condenada a desaparecer, pero me resisto a admitir que calzar unos zuecos de plástico con agujeros y de colores vivos añada nada positivo al buen vestir del personal. He asimilado, y hasta les encuentro el punto, las sandalias hawaianas, también las de "plásticurri" que llevan algunas mujeres tal vez con un modelete caro, o la alpargata de yute que no se que diseñador puso de moda, hasta las "Victoria" sin cordones que lleva el 50% de las chicas jóvenes con apariencia de estar a punto de enseñar el dedo gordo: son contrastes que tienen su gracia, su elegancia propia. Pero andar por la calle con unos zuecos bastos y enormes , con apariencia de ir a quitar el polvo del recibidor, aventar la alfombra en el patio de luces o elaborar un potaje en la cocina del "Bar Juanito" añade bien poco a la buena convivencia.


16 comentarios:

paterfamilias dijo...

El único fin terapéutico que podría tener sería como terapia de choque a fin de superar una insuperable timidez. Y aun así, ¡qué mala leche la del médico! ;-)

Modestino dijo...

No lo había pensado :):):) ... es cierto, un buen remedio para los tímidos.

veronicia dijo...

Será un buen remedio para los tímidos y una prueba de cariño para los que lo acompañan por la calle; personalmente me niego a caminar junto a un hombre que lleve zuecos a menos que sea un médico dentro de un hospital; que superen la timidez de otro modo.

Modestino dijo...

Donde estén las sandalietas de meter los dedicos .... ;)

Casilda Madrigal dijo...

ya se sabe la moda manda , peor es comprar vaqueros con agujeros osea rotos y encima más caros me negue a comprarselos a mi hija adolescente, eso sí al final se los compró ella y logicamente con mi dinero.
Los zuecos espantosos.

Modestino dijo...

Ya Casilda, y podríamos pasar a las camisetas imperio, las cnacletas naranjas, las riñioneras, ... por no hablar de los pearcings, los tatuajes, ..., claro que antes llevaban pelucas y miriñaques y les parecía normal.

dolega dijo...

Presento mis mas sinceras disculpas. Lo siento de verdad.
A pesar de todo creo que no soy mala persona y por supuesto no soy tímida.
¡Pero son comodisimosssssssssssss!
jajajaj los tengo de varios colores:(
Besitos

Modestino dijo...

No te disculpes, no dudo que son comodísimos ... Lo hice sin acritud ...

susana dijo...

A mí lo que me horroriza son las hawaianas. Lo veo incómodo y sucio además. Un beso.

Modestino dijo...

Yo a las hawaianas les veo su gracia, aunque es verdad que sucias lo deben de ser un rato.

veronicia dijo...

Yo soy de hawaianas... Intento mantener el glamour pintándome las uñas pero se que me engaño; elegancia y comodidad no caminan en chanclas... En fin, temo que un día me vanyan a prohibir la entrada en algún sitio hasta que no vaya debidamente calzada...

Modestino dijo...

Las uñas pintadas compensan lo otro. Ahora.no echan de ningún sitio.

tomae dijo...

Schlecker, es una cadena de establecimientos en principio dedicados a la drogería que a mi parecer es como empresa muy exitosa; creo que es de un alemán con que se llama así ...y la sede central está en Torredembarra, me parece que tiene un centro logístico en Zaragoza.

...me trae buenos recuerdos el establecimiento, pues allí iba a buscar los pañales para mis hijas cuando estas eran más pequeñas -tenían unos con una buena oferta a 9.90 y eran de la marca "Schlecker"...En Lleida durante mucho tiempo las latas de coca-cola que distribuían en sus tiendas, ahora puedes encontrar casi de todo, diría que las traían de Austria, y te puedo asegurar que tenían un sabor especial.

Un saludo Modestino.

Modestino dijo...

Schlecker, efectivamente, funciona como un reloj, una panacea.

Marga dijo...

Al igual que Dolega pido venia y penitencia, porque a mí me encantan. Los uso en casa y si hay que salir a hacer laguna urgencia, salgo con ellos puestos...
También he de aclarar que no soy nada elegante y en lo que menos gasto es en ese rubro. Así que igual no nos parecemos mucho.
Buen fin de semana a tod@s

Sunsi Estil-les dijo...

¿En alguna de las clasificaciones entran las "menorquinas"... las abarcas que antes llevaban los progres y ahora las tienes de todos los colores? Me encantan. También en versión moruna, con el dedo gordo bien cogido... Ya sé que contra gustos... pero a mí también me parecen bastante -por no decir muy- feas. Lo de las victoria con la punta desgastada y -¡gran detalle!- sucias... ¿Por qué sucias? Fantástico debate para después de resaca verbenil, Modestino. Que tengas un feliz San Juan...