4 de septiembre de 2009

Intercambio de telegramas entre Winston Churchill y Bernard Shaw













Cuando bauticé a este nuevo rincón de mi blog como "Rincón del humor", lo hice en un sentido amplio que incluye, por lo tanto, no sólo chistes, parodias o cualquier otra cuestión que la imaginación humana sea capaz de crear, sino también aconteceres reales que destilen, de una u otra manera, un fino sentido del humor.

Entre estos últimos se puede incluir el cáustico intercambio de telegramas entre dos de los más ilustres ciudadanos británicos del siglo pasado, el inigualable Sir Winston Churchill, primer ministro de Gran Bretaña en diversas ocasiones, entre otras en- tiempos tan duros como la 2ª Guerra Mundial, y George Bernard Shaw, escritor nacido en Dublín, probablemente el más grande dramaturgo en lengua inglesa del siglo XX.

Cuentan que con motivo del estreno de una de sus obras cumbre, "Pigmalión", el escritor irlandés, de ideas conocidamente socialistas, remitió al líder de los tories un par de entradas para el mismo acompañadas de la siguiente nota:

"Tengo el honor de invitar al digno primer-ministro al estreno de mi obra Pigmalión. Venga y traiga un amigo, si lo tiene."

Bernard Shaw


A tan provocativa invitación Churchill respondió con finura y elegancia que acreditan su probada flema británica:

"Agradezco al ilustre escritor la honrosa invitación. Infelizmente no podré concurrir a la primera presentación. Iré a la segunda, si se realiza."

Winston Churchill


Ambas frases llevan implícita una mala uva notable, pero al ser redactadas con exquisita elegancia rebajan notablemente su indudable carácter hiriente y pasan a engrosar la lista de las frases célebres. Ojalá nuestros padres d la patria aprendieran a darse estopa con tan buen estilo.


8 comentarios:

Sunsi dijo...

Muy bueno, Modestino. Ironía fina... de guante blanco o humor inteligente. Me he reído mucho.
Menudo par. Dos platos fríos y bien servidos.

Gracias y un saludo desde Tarraco.

lumroc dijo...

Me ha gustado la anécdota. Por si te hace reir, te copio tres de las cortes de II República que recoge Luis Carandell en “Humor parlamentario” y que yo las he simplificado eliminando detalles:

- Ossorio y Gallardo había sido gobernador de Barcelona con Maura. En cierta ocasión estaba dando un discurso muy dramático, se preguntaba teatralmente: “¿Qué será de nuestros hijos?”, entonces desde arriba, desde los bancos altos se escuchó: “Al de su Señoría lo hemos hecho subsecretario”.

- Estaba Gil Robles hablando, cuando salió de los bancos altos una voz: “Su Señoría es de los que todavía llevan calzoncillos de seda”, y Gil Robles respondió: “No sabía que la esposa de su Señoría fuese tan indiscreta”.

- Cuando D. Niceto Alcalá Zamora llegó a la presidencia, Gil Robles le escribió una tarjeta invitándole a que se acercara por los despachos de la CEDA, para hablar, limar asperezas, y de esa forma intentar que D. Niceto cediera un poco en su condición y se acercara a la CEDA, y le pedía concertar una cita para ello. D. Niceto que era un orador pomposo, en esta ocasión le contestó con un lacónico telegrama que decía así: “Ni-CEDA-ni-cedo-ni-cita- Niceto”.

Un fuerte abrazo.

Modestino dijo...

Buenísimas anécdotas las tres. Sobre todo la del hijo subsecretario: ya se ve que las costumbres perduran.

lumroc dijo...

No me resisto. Otra.

- En cierta ocasión estaba un senador propinándole una terrible bronca a un ujier, el ujier escuchaba la diatriba sin inmutarse, cuando el senador acabó le respondió el ujier: “Lo que su Señoría quiera, pero recuerde que aquí el fijo soy yo”.

--

Contada por Feliciano Llanas Vázquez (cronista, si no me equivoco, de Huesca y de los Llanas Aguilaniedo, aragoneses de pro y vinculados a tu querida ciudad, especialmente el fotógrafo).

Sunsi dijo...

Gracias, lumroc... Qué saludable es reír.

Saludos

annemarie dijo...

Ambiente impecable, qué gusto de gente! Jamás me acordaría de Downtown para este post, pero es perfecta - será la leveza de esta versión?

Yo tuve una idea el otro día, cuando decías que ibas a iniciar una sección nueva, esta del humor. Hesité, y ahora, en el ambiente tan agradable de este post, me aventuro. :)) Tu eres de leyes, segun entiendo. Me encantaría leerte sobre frases, o episodios, o historias interesantes del Derecho - romano, por ejemplo. La concisión de muchas formulas del Derecho romano y las historias por detrás de ellas me apasionan, aunque yo sea una perfecta ignorante de Derecho. A lo mejor no te interesa nada esto aquí, o no te apetece, o no te parece buena idea. :))

Modestino dijo...

Me lo anoto, el Derecho Romano da para mucho.
Me ha hecho gracia Petula Clark; la recordaba de una película que vi de niño -y me torró bastante-, "El Valle del Arco Iris", era musical y la protagonizaba con Fred Astaire.

Gabriel dijo...

Esta eds de Emilio Frugoni, socialista uruguayo en la década del 30. Por ese entonces estaba él en el parlamento inflamado en un encendido discurso, que provocaba la ira de sus adversarios.
Uno de ellos, representante de otro partido, le increpa al legislador socialista diciéndole: "¡Pero Frugoni, usted da más en la herradura que en el clavo!".
Y Frugoni responde: "¡Lo que pasa es que ud. se me mueve!"