15 de septiembre de 2009

Esas actrices simpáticas (1)



El teatro, también en su vertiente televisiva, es una fuente de vivencias, anécdotas y, sobre todo, de arte; pero también es una pasarela donde desfilan continuamente una serie de personajes de lo más variopinto.Aunque su vida está dedicada a la representación, a hacer de lo que no son, cada uno de ellos es de carne y hueso y aún dentro de ese mundo de ficción, nos ofrecen una imagen que posiblemente tenga también algo que ver con la realidad de cada uno de ellos.

Entre todos los actrices y actores que han ido apareciendo por la escena española y visitando nuestros hogares a través de la televisión hay una serie de mujeres, casi todas hoy desaparecidas, que transmitían, además de una elevada calidad interpretativa, una notoria simpatía. Hablando en "román paladino" podríamos decir que "se quedaban contigo", que te identificabas con ellas, que casi entraban a formar parte de tu particular cajón de seres queridos.

Si intento enumerar las más representativas, seguro que me dejo unas cuantas, pero quiero empezar por Aurora Redondo, casi me parece una obligación y creo que haré justicia. Esta mujer, que nació el primer día del siglo pasado en Barcelona, comenzó a deambular por los escenarios a los 7 años y murió con las botas puestas a los 96 es todo un ejemplo de constancia y saber hacer profesional. Pero ante todo, Aurora Redondo era una mujer encantadora, daba gusto oír sus entrevistas, como daba gusto verla actuar con un aplomo y una soltura espectaculares. A lo largo de prácticamente todo un siglo la actriz representó a lo más granado del teatro cómico del momento: los sainetes de Carlos Arniches, las obras inconfundibles de los Hermanos Alvarez Quintero y las geniales creaciones de Pedro Muñoz Seca, sin olvidar el más serio y profundo teatro de D. Jacinto Benavente.

En los años 50 y 60 destacó también representando a Miguel Mihura, al parecer "Maribel y la extraña familia" fue escrita expresamente para ella, sin olvidar su papel de Doña Josefa en "La casa de Bernarda Alba". Su último gran éxito fue "Celos al aire", de José López Rubio, que representó con más de 90 años. En televisión interpretó papeles de muy diversa consideración: "Cañas y barro", "Anillos de oro", "Los ladrones van a la oficina", ... aunque yo la recuerdo de una serie menor: "El último café", que echaban los sábados por la tarde y en la que Aurora representaba magistralmente, como siempre, el papel de señora de los lavabos; sus compañeros de reparto eran Valeriano Andrés, Antonio Garisa, Venancio Muro, Joaquín Pamplona, Diana Sorel, Joaquín Roa y el inolvidable Luis Sánchez Polack, "Tip".

En el cine cabe destacar su actuación en "El padre Pitillo" (1954), de Juan de Orduña, "Buenos días condesita" (1966) de Luis César Amadori, "El hombre que se quiso matar" (1970), de Rafael Gil y "Las bicicletas son para el verano" (1983), de Jaime Chávarri.

Esto se decía de ella tras su fallecimiento: "Con ella concluye una experiencia notable del teatro español y el testimonio de una parte de su historia. Esa historia que la vincula al pisar las tablas con veneración y oficio; a una manera de entender el teatro en el que no caben más valores que el talento, la constancia y la continuidad; a una energía de cómica -entendido en el más noble sentido del término- infatigable, irrompible." (El Mundo).

Siempre sentí una simpatía especial por Mari Carmen Prendes; imagino que uno no puede calibrar la cordialidad de una persona mientras no la conozca en la intimidad, pero al menos en la ficción la segunda de los Prendes era todo simpatía. Era de una familia de actores, su hermana mayor Mercedes fue una estupenda primera actriz a quien ya recuerdo en sus papeles de persona mayor, mientras su hermano Luis era un habitual de la tele en blanco y negro.

Mari Carmen Prendes acabó encasillada en su faceta cómica, pues era capaz de crear las situaciones más hilarantes de los guiones más flojos, pero en el teatro representó, entre otros, a autores de la talla de Shakespeare, el Arcipreste de Hita -en una versión del Libro del Buen Amor de Manuel Criado de Val- y Leandro Fernández de Moratín.

Su carrera en el cine se centra en películas muy populares, cercanas al público más mayoritario y menos exigente, así en su filmografía la encontramos al lado del aragonés Paco Martínez Soria en dos ocasiones: “Don Erre que Erre”(1970), de José Luis Sáenz de Heredia y “El calzonazos” (1974), de Mariano Ozores, y dirigida por profesionales que hacen de la taquilla su objetivo fundamental, como Pedro Lazaga, "Sor Citroen", (1967),Manuel Summers, “No somos de piedra”, 1968, Luis María Delgado, “Mi marido y sus complejos” (1969), Javier Aguirre, “El insólito embarazo de los Martínez” (1974), Fernando Merino (“Pisito de solteras”, 1973), por citar sólo algunos ejemplos.

En Televisión comenzó trabajando en series de Jaime de Armiñán, uno de los mejores guionistas de la época, aunque posiblemente su papel más célebre sea el de Olga Pompeyo, madre de Julita Martínez y suegra de Carlos Muñoz en "La casa de los Martínez", todo un clásico de la época; también son de recordar sus intervenciones en una versión de "La venganza de Don Mendo", de Muñoz Seca, en "Estudio 1", junto a Tiony Leblanc, Antonio Ozores, Fernando Guillén, Gemma Cuervo, Amparo Baró y Jaime Blanch, entre otros, en la serie "Un señor de negro" y en "La saga de los Rius", una monumental versión de la obra de Ignacio Agustí protagonizada por Fenando Guillén, Maribel Martín, Emilio Gutiérrez Caba y Ramiro Oliveros en sus papeles principales.

Esta actriz, especialmente en sus papeles cinematográficos, venía a ser como una de esas tías simpáticas, tal vez primas hermanas de tu padre o de tu madre, que te alegran la vida cuando te vienen a ver o les haces una visita. Murió en Madrid a los 95 años. En un excelente blog sonbre actores españoles se hablaba de ella como "una sonrisa de cercanías", pienso que no se la podía definir mejor.


8 comentarios:

Sunsi dijo...

Se me había borrado del mapa la figura de Aurora Redondo. Tu cajón de Sastre siempre haciendo justicia a quien lo merece. Lo pienso y cigo en que es difícil imaginar aquella época sin ella. Interpretaba SU papel como sólo ella sabía interpretar.

Bueno... y Mari Carmen Prendes. Qué capacidad para hablar deprisa , gesticulando. Con ella tenías asegurado un buen rato frente a la pantalla.

Bingo. Acertadísimo, Modestino. Y una puesta al día de dos actrices para que las nuevas generaciones sepan que existieron.

Saludos desde Tarraco

Sunsi dijo...

He escrito "cigo"... Y ahora no sé qué quería haber escrito. ¿Eso tendrá que ver con la edad?

Rocío dijo...

No las conocí, Modestino... Bueno, Aurora Redondo me suena... Así que un placer conocer de su existencia y de su trabajo a través de tu blog.


Pero hay algo que me ha tocado el alma, y ahora te digo por qué. Es "La saga de los Rius". No sabía que había una serie!... Verás... Cuando yo era niña, vivía entre semana con mis abuelos... Recuerdo a mi abuelo leyendo unos libros que se llamaban "La saga de los Rius". Cuando los abuelos fallecieron y se hizo "el reparto" pedí a mis tíos quedarme con esos libros porque eran un recuerdo de mi infancia, de aquellas tardes, él leyendo, yo haciendo los deberes... No han aparecido. No se sabe dónde están. Y tengo tantísima curiosidad por saber de qué trataban!!! Cuéntame de la serie, Modestino...

Modestino dijo...

Sunsi, este es el primer post, como habrás visto. tengo un par más de actrices para un próximo día.

Modestino dijo...

"La saga de los Ríus", Rocío, fue una magnífica serie de los años 70 (1976-77), con dirección de Pedro Amalio López y música de Augusto Algueró.

Estaba basada en varios libros del catalán Ignacio Agustí: "Mariona Rebull" y "El viudo Rius", en concreto. Es una historia que nara la vida de la burguesía catalana de principios de siglo. Joaquín Rius es un joven trabajador y taciturno que tiene una empresa familiar, mientras Mariona rebull es una joven de la alta burguesía de Barcelona: ambos se casan y surge el contraste entre dos vidas bien distintas, la de un hombre entregado al trabajo y la de una joven más bien superficial y que siempre ha comido caliente.

En mi opinión vale la pena conseguir los libros, los cuatro que componen la historia se llaman en su conjunto "La ceniza fue arbol", aunque los que realmente valen la pena son los dos primeros.

Tal vez los puedas encontrar en http://www.libreriarenacimiento.com/

Rocío dijo...

Los acabo de encontrar en una librería de viejo de Valencia. !La colección completa! Los 8 tomos!!! A ver cuánto me pide por ella... Puff, la alegría que se va a llevar mi madre, y la ilusión que me hace a mí!!!

Gracias Modestino!!!

Tommy dijo...

Veo que mantienes el suspense sobre las siguientes actrices simpáticas. Me pregunto si estarán entre ellas Julia Caba Alba, Guadalupe Muñoz Sampedro, Isabel Garcés, Margot Cottens, Rafaela Aparicio, Florinda Chico, Gracita Morales, Amelia de la Torre, Laly Soldevila...

Aurora Redondo, grande en los escenarios y fuera de ellos, nació el mismo día que Xavier Cugat. Otro tío simpático, aunque en otro registro.

Modestino dijo...

Todas las que citas se merecen un post, pero el el próximo solamente hablaré de dos más .... y alguna la has citado;).... te quedaba Lina Morgan.