29 de septiembre de 2009

Despedidas de soltero



El pasado sábado me encontraba en la Estación de Delicias de Zaragoza dispuesto a coger el bus que me llevara a Huesca; al dirigirme hacia la zona donde se encuentra la Estación de Autobuses me llamó la atención la existencia de buen número de gente, todos ellos varones con excepción de una chica que, era lo llamativo, estaba vestida de baturra. Me sorprendió ya que aún faltan unas semanas para las fiestas del Pilar y, más aún, cuando comprobé que la moza llevaba una pañuelo tapándole los ojos a modo de la "gallinita ciega". Cuando llegué a la altura del grupo comprobé que en realidad todos eran varones y que "ella" no era más que un sujeto rudamente disfrazado: estaba pasando por el escenario de una despedida de soltero.

Una vez instalado en el anden a la espera de la llegada del vehículo de "Alosa" volvieron a aparecer los "festejantes" llevando a su "víctima" a lo largo de aquél mientras le iban haciendo pequeñas faenas como levantarle las faldas, tocarle su parte delantera, generosamente fingida y otras gracias.

No es la primera vez que contemplo espectáculo semejante y aún estoy a la espera de ser testigo de un montaje de esta naturaleza con un mínimo de buen gusto; parece que siempre hay que caer en los mismos tópicos y recurrir a la sal gorda, a la vulgaridad y a la grosería más ridícula y desagradable. A lo mejor lo que me pasa es que me he vuelto mayor, que todo podría ser, y voy perdiendo sentido del humor, aunque en esto del humor pienso que hay grados y matices importantes y, sobre todo, unos límites que no resulta mínimamente elegante traspasar.

No pretendo entrar en cuestiones morales, pues no creo que el problema radique en problemas éticos, sino que más bien es una cuestión de estética: espectáculos como el relatado resultan, en mi opinión, patéticos y, cuando menos, horteras. Tal vez también nos encontremos ante un problema cultural, de formación puramente humana: cada despedida de soltero parece que rivaliza en falta de imaginación, como si quienes la organizan carecieran de recursos para montar algo mínimamente simpático que vaya más allá del monotema.

Tengo que reconocer que ni soy un gran conocedor del tema ni tengo experiencia en el mismo; la única a la que he asistido -por llamarla así- se limitó a unas copas entre amigos. Por esta razón tengo que incluir una clausula excluyente de toda generalización, pues supongo que existirán despedidas simpáticas e imaginativas. Pero lo que he visto hasta ahora por la calle en esta materia ha sido pura exhibición basta y chabacana.




5 comentarios:

Rocío dijo...

Pues ya sabes, por aquella entrada mía, que opino de manera similar. No es una cuestión de edad ni de ética... es una cuestión, como bien indicas, de pura estética.

Un abrazo

Modestino dijo...

Buscaré tu post, lo había olvidado. Otro abrazo.

Sunsi dijo...

Modestino. Yo entiendo poco del tema. Era soltera y no me despedí de mi condición de... Recuerdo perfectamente el post de Rocío... Muy bien ilustrado,guapa.

Sí he visto, como tú, ecena parecidas en la calle. Muy parecidas. es falta de imaginación o es que, de entrada y de salida, la estética no cuenta...

Otra cosilla. Si no te tiene que sentar mal... ¿Puedo pedirte que dejes ya de decir que te estás haciendo mayor?. Me llevas dos años y yo no me siento mayor... así que tú tampoco. No te lo permito. Además ...es que no es verdad, caramba.

Un saludo, Modetino "el joven"

Rosaura dijo...

A mi hermano le vistieron de langosta, pero no me parece algo tan malo, si te hacen una despedida es porque tienes un montón de amigos que te aprecian y conozca a alguna persona que ha preparado alguna con muchísima ilusión.

Modestino dijo...

Sunsi, soy consciente e que tiendo a ser reiterativo, pero no me refería a mayor en cuanto viejo, acabado o caduco. Pero no puedo evitar la reflexión cuando recuerdo que hay compañeros de curso que son abuelos, cuando algún treintañero me trata de usted o cuando compruebo que, como les pasaba a mis padres hace 40 años, me hago un lío con la primaria, el bachiller, la ESO, ... Pero mayor no soy, y tú menos.

Rosaura, no dije que estuviera mal, sólo que lo que veo está entre hortera y chabacano. Y a tu hermano, ¿le disfrazaron de langosta-marisco o de langosta-saltamontes?, de cualquier manera reconoce que hubiera quedado mejor de gamba con gabardina.