29 de julio de 2009

Empecé con dos clásicos y quise acabar con Sorolla


Hoy es uno de esos días duros, como un lunes enorme: me reintegro al trabajo tras tres semanas de vacaciones en las que he intentado olvidarme de las preocupaciones de los meses mayoritarios. Por eso estoy sin tiempo y sin excesivas ideas con las que reanudar este rincón propio de internet.

Mis vacaciones han tenido lugar en el sur de España, y tiempo habrá de explicar alguna experiencia y, sobre todo, las excelencias de unos cuantos lugares, pero empezaron y terminaron con viaje en AVE de ida y vuelta, con 20 días por el medio, de Huesca a Madrid. Por esto también tiene su interés hablar de lo que ocurrió en estos viajes que ya casi forman parte de mi horario habitual.

No suelo tener capacidad de atender a las películas que se proyectan en los trenes, no se si me falta paciencia, constancia o facilidad de estar quieto, pero soy incapaz de mantener la atención. En el viaje de ida nos pusieron "Mamma mía" y en esta ocasión decidí dar carta de naturaleza a la excepción que confirma la regla; podría ponerme rigorista y afirmar que la película es más bien frívola y superficial, con toques de cierta amoralidad, de la misma manera que cabe una visión más tolerante de la misma y asegurar que resulta humana y entretenida. De cualquier manera no la valoraría lo suficiente para traerla á esta bitácora sino fuera porque supuso reencontrarme con dos "clásicos". En primer lugar, con el grupo sueco "Abba", parte esencial de mis aficiones musicales de juventud; pienso que fue la posibilidad de escuchar una tras otra las mejores canciones del grupo la que me animó a hacer el esfuerzo de conectar los auriculares y así disfruté como un enano con "Chiquitita", "Waterloo", "Dancen queen", "The winner takes it all", "Super-troupper", "Thank You For The Music", "Mamma mía" y tantas otras. No cabe duda que los suecos facilitaron que esta primera etapa de viaje se pasara rápido.

Pero la referida película facilita disfrutar, por enésima vez, con otro "clásico" igual de legendario: Meryl Streep, una actriz que ya es mítica: dos Oscars de Hóllywood y trece nominaciones convierten a la actriz de New Jersey en una de las más brillantes de la historia del cine. Es asombrosa la capacidad de adaptarse a cada papel de esta mujer: desde la agobiada Joanna de "Kramer vs. Kramer" hasta la polaca que mantiene una tormentosa historia de amor en "La decisión de Sophie", Meryl ha puesto cara y ojos a personajes tan variopintos como los que desarrolla en "La mujer del teniente francés", "Memorias de África", "Los puentes de Madison", "Río salvaje" o "El diablo se viste de Prada". En "Mamma mía" Meryl Streep vuelve a ser la mejor y, además, está guapísima.

Ayer hice el viaje de regreso y tuve ocasión de pasar cuatro horas en Madrid; me di una vuelta por el Madrid clásico: Plaza Mayor, Puerta del Sol, Gran Vía,... visité el Cristo de Medinaceli, curioseé unas cuantas librerías y decidí dedicar las últimas dos horas a la Exposición de Sorolla que durante estos meses tiene lugar en el Museo del Prado. Y aquí pinché en hueso; todo empezó mal cuando quise sacar la entrada en unas taquillas automáticas que rechazaban vez tras veces mi tarjeta; no deja de ser humillante que quienes guardaban cola contemplaran la ineficacia de mi VISA para estos menesteres, y puedo asegurar que no era problema de saldo. Una amabílisima señora con acento argentino -o similar- me consoló afirmando que el uso de tales máquinas exige una auténtica licenciatura. En las taquillas ordinarias sí que había entradas, pero no se me permitía hacer la visita, imagino que por exigencias de quienes las dirigen, hasta las 19.30 ... como mi tren salía a las 19.05 tuve que decidir dejar la ocurrencia para mejor ocasión, no sin antes rezongar de los excesos de formalismos que hay que hacer hoy día para estas cosas, pues bien recuerdo que mi primera visita al Prado, en mi época de opositor allá por el año 1984, saqué mi entrada y me di por mi cuenta las vueltas que quise por el Museo.







Fotos: detodounpoco-tag.blogspot.com; dailymail.co.uk; cosasdemadrid.es; leiter.wordpress.com; blogs.lavozdegalicia.es; paletamagica.com.ar; fotolog.com; artific2.files.wordpress.com


14 comentarios:

Rocío dijo...

Bienvenido Modestino! Espero que hayas disfrutado.

Lástima lo de la exposición de Sorolla... Yo ya tengo comprobado que siempre, siempre, hay que llevar dos tarjetas de crédito!!!

Modestino dijo...

Pues ayer llevaba dos, pero ni con esas.

Tommy dijo...

A mí también hay una máquina que me pone de mal humor. La identifico: la del cajero automático del parking de Plaza Cataluña de San Sebastián. Si alguna vez tenéis que dejar vuestro coche allí, sabed que no podréis pagar con tarjeta de crédito/débito (como se dice ahora) por mucho que lo intentéis. Ni siquiera llevando dos, Rocío, aunque tomo nota de tu sugerencia para otros casos.

Bienvenido, amigo Modestino. Por lo menos en la peli que viste había dos clásicos, como tú dices. A mí la última que me pusieron en un tren fue "Guerra de novias". Penosa.

Modestino dijo...

A mí también me pusieron "Guerra de novias" ayer: el tren salió con 40 minutos de retraso, no funcionaba el aire acondicionado, "Guerra de novias" ... algo debí hacer mal para semejante castigo.

Rosaura dijo...

Que bien que hayas vuelto, da seguridad saber que Modestino vuelve a estar y que nuevamente cuando volvamos a casa del trabajo y después de comer (por lo menos en mi caso) podremos leer algo interesante que nos haga evadirnos durante un rato.
Me imagino tu inicio de vacaciones viendo esa película en el AVE, tuvo que ser fabuloso.
Menos mal que ya has pasado el primer día de vuelta que es el peor, ahora hay otros alicientes, me imagino que uno importante serán las fiestas de Huesca.

Modestino dijo...

Hombre, Rosaura, afortunadamente, lo más fabuloso de mis vacaciones no fue el inicial viaje en AVE ... apañao estaría.

Y el regreso es una faena, en un soplo se te va lo descansado.

Anónimo dijo...

Sí. Siempre he pensado que es una quimera eso de que después de las vacaciones encaras el trabajo, y la vida, con más ganas e ilusión. Es peor el remedio (las vacaciones) que la enfermedad (el trabajo).

El próximo año, en lugar de pegarte tres semanas seguidas a cuerpo de rey, te aconsejo que las espacies a lo largo del año: una en abril, otra en julio y otra en octubre. Tú puedes hacerlo, que para eso eres funcionario por la gracia de Dios......

Modestino dijo...

Siempre hay alguien que retuerce las cosas, pero sí, las vacaciones me las cojo cuando me da la gana, efectivamente.

CRUZ dijo...

Hola, bienvenido al calor de la tierra, Modestino.
La verdad es que se te echa en falta.
y tomate las vacaciones cuando te venga en gana que para eso somos mayorcitos...
Saludos

Suso dijo...

Supongo visitaste el cementerio canino...¡gran lugar!

paladín dijo...

bienvenido Modestino, me alegro que hayas descansado. Se echan de menos tus comentarios. Deseo fervientemente uno de esos que nos reencuentre con el R. Zaragoza que seguro que nos tiene reservadas grandes tardes para esta temporada.

Por cierto anónimo, necesitas unas vacaciones.

Modestino dijo...

Suso, estuve en Baeza, el cementerio de perros se encuentra por Sevilla. Eso sí, leí "Los seres queridos" de Evelyn Waugh, una novela deliran que habla de las ceremonias funerarias de los animales domésticos.
Paladín. Tengo previsto hablar del Zaragoza, aunque esperaré a que acabe de cerrar la plantilla. De entrada creo que están fichando con abierto, aunque la pésima situación económica haga que cada operación resulte una carrera de obstáculos. Hay que reforzar la defensa y aún no ha llegado nadie a era zona y a ver cómo resuelven el tema del goleador, aunque yo no lo dudaría y mantendría a Ewerthon.

Asier dijo...

Pues si querias acabar con Sorolla lo llevabas dificilillo... me han dicho que lleva muerto desde hace una temporadita.
Ademas eso de ir por ahi intentando acabar con la gente no esta nada bién, Modestino.
Saludos

Modestino dijo...

Me alegra verte de nuevo por aquí, Asier. Pues sí, puede que regresara demasiado agresivo de vacaciones ;).