3 de julio de 2009

Muerte de un gran secundario


No me gustaría obligarme a abrir una entrada cada vez que muere alguien famoso, pero hoy no me resisto a hablar de Karl Malden, fallecido el pasado día 1 de julio a la edad de 97 años. En la historia del cine siempre ha habido grandes acores de reparto: George Sanders, Edward G. Robinson, Lee J. Cobb, Angela Lansbury, Jésicca Tandy, ... son sólo algunos de los grandes secundarios de Hollywood. Karl Malden se encuentra entre ellos y ha formado parte del cartel de unas cuantas películas de primer nivel, consiguiendo el Oscar al mejor actor de reparto en 1951 por su papel en "Un tranvía llamado deseo".

Malden había nacido en 1912 en Chicago, aunque su padre era serbio y su madre checa; su clásica nariz torcida le convirtió en uno de los feos más característicos de la pantalla y definió en gran manera sus papeles en el cine, aunque tal vez pocos conozcan que el origen de esta deformidad está en dos caídas que sufrió jugando al fútbol americano en el colegio. Malden se casó en 1938 con la actriz Mona Graham, con quien formó uno de los matrimonios más firmes de Hóllywood ya que fue su primera y única esposa. Su nariz rota y su fidelidad conyugal son dos cuestiones bien distintas, pero tal vez sean dos caracteres que nunca olvidaremos de este gran actor, la primera por ser un signo distintivo que nos lo hace familiar y la segunda por haberle convertido en un ejemplo para muchos.

Su primer gran trabajo fue "Un tranvía llamado deseo" (1951), que como hemos dicho le valió el único Oscar de su carrera; la película, dirigida por Elia Kazan, obtuvo otras tres estatuillas: a la mejor actriz (Vivian Leigh) a la mejor actriz de reparto (Kim Hunter) y a la mejor dirección artística en blanco y negro (Richard Day y George James Hopkins). Karl Malden hace el papel de Mitch, el mejor amigo de Stanley Kowalski (Maros Brando)y protagoniza un romance con Blanche Dubois (Vivian Leigh). Se trata de una película basada en la obra de teatro escrita por Tennessee Williams, un clásico del teatro americano que sirvió a Williams para ganar el premio Pulitzer en la categoría de Drama en 1948.

Magnífico también su papel en "Yo confieso" (1953) una de las más sonadas películas de Alfred Hitchcock en la que alterna con Anne Baxter y Montgomery Clift y en dos nuevos trabajos con Elia Kazan "La ley del silencio" (1954), donde interpretaba a un predicador que influía en Terry Malloy (Marlon Brando) para testificar contra el mafioso Johnny Friendly (Lee J. Cobb) y "Baby Doll" (1956) donde, esta vez en papel protagonista, encarnaba a un ardiente marido, frustrado por una esposa casi adolescente.. Los años 50 Malden hace un auténtico pleno interpretativo, pues a todas las películas citadas hasta ahora hay que añadir papeles importantes en films d elaimportancia de "Al borde del peligro" (1950), de Otto Préminger, "El pistolero" (1950), de Henry King, "El precio del éxito" (1957), de Robert Múlligan y "El árbol del ahorcado" (1959), uno de los clásicos de Gary Cooper, dirigida por Delmer Daves; además en 1957 hizo su único trabajo como director en "Labios sellados", protagonizada por Richard Widmark, Richard Basehart y Martin Balsam.

En los años sesenta también realiza una labor productiva, destacando sus papeles en "La conquista del oeste" (1962), dirigida por John Ford, Henry Hathaway y George Marshall y que contaba con un reparto estelar, pues le acompañaban, entre otros, John Wayne, Henry Fonda, Gregory Peck, James Stewart, Richard Widmark, Carroll Baker y Eli Wallach y "el rey del juego" (1965), de Norman Jewison y con tres excepcionales compañeros de cartel: Steve McQuenn, Edward G. Robinson y Anne Margret. Tampoco cabe olvidar sus intervenciones en Pollyanna (1960), de David Swift, "El hombre de Alcatraz" (1962), de John Frankenheimer, "El gran combate" (1964) de John Ford y "Nevada Smith" (1966) de Henry Hathaway. Su´último gran papel lo realizó en Patton (1970), de Franklin J. Schaffner, donde interpretó al general Omar Bradley, quien aún vivía y asesoró en el rodaje sobre cuestiones históricas.

Pero tal vez donde se hizo universalmente famoso fue con su intervención televisiva en Las calles de San Francisco", una serie de gran calidad emitida en ls años setenta. En 1972 el productor Quinn Martin propuso a Malden el papel de teniente Mike Stone en la citada serie; aunque originariamente fue una película para la televisión, la cadena ABC pronto la convirtió en serie. Para interpretar a su joven compañero, el inspector Steve Keller, se escogió al entonces desconocido Michael Douglas. Malden interpretaba un veterano policía con más de veinte años de experiencia al que se le asignan como compañero a un joven oficial graduado recientemente. Fue un éxito rotundo y supuso la respuesta de ABC a otras series policiacas de éxito de los setenta como "Hawaii 5-O", "Ironside", "Kojak", "McMillan y su esposa", "La mujer policía", ...





6 comentarios:

Tommy dijo...

Buen comentario, Modestino. Se nota que sabes apreciar a los grandes secundarios, que hay veces que son lo mejor de algunas películas.

Por añadir algo, y como hablar de Malden es hablar del "Tranvía", diré que tanto él como Marlon Brando y Kim Hunter ya habían interpretado en teatro, dirigidos también por Elia Kazan, los papeles que les hicieron famosos en la gran pantalla, aunque Vivien Leigh también había sido Blanche DuBois sobre los escenarios, pero en Inglaterra y dirigida por su esposo Laurence Olivier. En la versión teatral de Kazan la protagonista fue Jessica Tandy, que tuvo que esperar unos cuarenta años para ganar un Oscar por "Paseando a Miss Daisy".

¿Ya tienes pensados los libros que compondrán tu equipaje vacacional?

Rocío dijo...

Jo! vaya rachita de necrológicas llevamos Modestino... :-)

Lo cierto es que no me había enterado de Malden había muerto...

Como siempre, un gran post repleto de información!

Pasa buen fin de semana!

Modestino dijo...

Sí, ya he elegido los libros que meteré en mi maleta; a ni regreso haré un resumen de mis lecturas de vacaciones. De Jessica Tandy recuerdo también su gran papel en "Tomates verdes fritos".
Tal vez, Rocío, tendré que acabar seleccionando mis "obituarios", aunque el de hoy era irrenunciable.

Sunsi dijo...

Debo de estar en el limbo estos días, pero me entero de algunas defunciones por tu blog. Gracias, como siempre.

Supongo que tu equipaje vacacional tendrá dos maletas... una sólo para libros. Contigo me pasa como con Ana... ¿Qué es lo que no has leído o desconozcas su existencia?

Me recuerda... siempre con asociaciones de ideas... aquel programa de Sánchez Dragó "Todo está en los libros" ... y todos los libros en la cabeza de Modestino;)

Un saludo

Tommy dijo...

Permíteme, Modestino, que dedique especialmente este comentario a nuestra querida Rosaura, fanática de los Oscar, que estará a punto de volver, si no ya de vuelta, de su periplo por el norte, esperando que lo haya disfrutado a tope. Un besazo.

Como bien dice Modestino, tres actores de "Un tranvía llamado Deseo" ganaron el Oscar, pero la película no consiguió los cuatro premios que cada año se conceden en categorías de interpretación porque Marlon Brando perdió el de mejor actor protagonista ante Humphrey Bogart ("La reina de Africa"). Ninguna película ha conseguido el poker en la historia del Oscar, y sólo una, aparte del "Tranvía", ha logrado otros tres premios de interpretación: "Network, un mundo implacable" (1976), por la que ganaron Beatrice Straight (mejor secundaria), Faye Dunaway (mejor actriz) y Peter Finch (mejor actor), que fue premiado a título póstumo igual que este año ha pasado con Heath Ledger.

Por cierto, Modestino, no sé si tienes hábito de leer teatro, pero en tal caso el "Tranvía" o "La gata sobre el tejado de zinc", ambas de Tennessee Williams, son dos buenas opciones. O cualquier de Jardiel, que encima te ríes bastante.

Modestino dijo...

Sunsi, me quedan muchos libros por leer y, posiblemente, necesito aprender a seleccionar mejor.

Rosaura, Tommy, ya ha terminado su periplo del norte, aunqu ahora está de periplo por la Costa Dorada.

Tomo nota de las dos obras que citas. De Jardiel ya he leído unas cuantas y tengo previsto que sea uno de los futuros protagonistas de este blog.