4 de septiembre de 2015

La foto de la playa


Todos andamos estremecidos con esa foto tremenda; Aylan Kurdi, un niño sirio de 3 años, yace sin vida, boca abajo, en la turística playa turca de Ali Hoca Burnu. La incredulidad, la indignación, el escándalo están plenamente justificados; la imagen es tremenda,el corazón se te encoge e inmediatamente agobian  la cabeza ideas de todo tipo. Está claro que algo no se está haciendo bien y que hay quien debería asumir responsabilidades notables. Por mi cabeza pasan la codicia y la ambición de unos cuantos, la frívola alegría con que se siguió por parte de la opinión pública el fenómeno bautizado como "la primavera árabe", la indiferencia de occidente ante los dramas del tercer mundo, cómo nos hemos acostumbrado a oír hablar de guerras y enfrentamientos ... aunque no me atrevo a señalar culpables, al menos en exclusiva, porque me faltan datos y conocimiento.

Es posible que venga bien una foto tan desgarradora  para que muchos reaccionen, para que seamos sensibles a los dramas ajenos y menos susceptibles con los propios; a mí son cosas que me mueven a pensar y ponen en vibración mi conciencia, ... no creo que sea justo dedicarse a buscar responsabilidades sin asumir las propias culpas, aunque sean simplemente de omisión o  indiferencia. Eso sí, lo que no me gusta es que me manipulen, que utilicen la imagen de una criatura sin vida para defender posturas tan personales como subjetivas. Y, por encima de todo, me empieza a parecer degradante el uso indiscriminado de la foto ... es bueno ser consciente de las cosas que pasan, máxime si recapacitas y comprendes que ésto no es más que una muestra de algo que se repite diariamente desde hace mucho; pero vamos a dejar que Aylan descanse en paz, vamos a respetar el dolor inimaginable de una familia, y pensemos si nos gustaría que a un ser querido se le diera la vuelta al mundo, si aceptaríamos los montajes fotográficos, las desviaciones y la utilización parcial de los hechos y de la realidad.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón.

Anónimo dijo...

Siria tiene 24 millones de habitantes y una guerra. Tal vez la mejor manera de que no haya refugiados sea terminar con esa guerra.
La foto pone cara a la tragedia, y cada guerra tiene su propia foto iconica.

Anónimo dijo...

Una única muerte es una tragedia, un millón de muertes es una estadística.”
―Iósif Stalin

Susana M dijo...

Como siempre, la noticia vale más que la realidad de los hechos. Un beso.