6 de mayo de 2014

De aquí a la eternidad


Hoy se ha confirmado que, si todo va bien, estaré al menos cinco años más en Huesca. Cuando pase este tiempo ya habré entrado en una nueva década de mi vida, y eso de tener 60 años comienza a tener cierto eco de haber llegado a algo más que la madurez. Ya son doce años y ocho meses en la capital del Altoaragón y Huesca ha dejado de ser un destino interesante para entrar a formar parte de mi pequeña historia personal, como Zaragoza lo fue de mis primeros años y Tarragona de buena parte del núcleo de mi vida.

A veces me pregunto si sigo siendo el mismo que llegó en septiembre de 2001, con la nostalgia de 22 años junto al Mediterráneo y las expectativas de continuar mi vida en mi región originaria. Imagino que en lo esencial no ha debido de haber grandes cambios, ni soy precisamente persona excesivamente audaz ni amante de revoluciones. Pero, sin duda, a la vez que he perdido algo de energía -en cuanto pasas los 50 las cosas ya no son como antes- y algunos gramos de ingenuidad, me parece que he sumado experiencia y -no lo puedo evitar- un poco de retranca.

Huesca, sus gentes, los capazos, el Coso y el Parque, Loreto, Salas, Loarre, el Románico y los valles del Pirineo -siempre sin subir- seguirán formando parte de mi entorno, de mi propia vida. Y tomaremos tapas, pinchos y cazuelitas en el "Oscense", el "Mi Bar", el "Da Vinci" y tantos otros, y comeremos con y sin estrella Michelín, y disfrutaré de la amabilidad de los oscenses, de quienes trabajan aquí, tras el mostrador de Ascaso, el "Duquesa", la "Farmacia Central" y tantos otros sitios. Y a la vez que comienzo a hacerme viejo, llegan a la plenitud os oscenses del futuro, tantos y tantas que a no tardar mucho tomarán el testigo.

Estoy contento, seguimos en "Huesqueta". Espero estar a la altura y devolverle lo que me ha dado.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Modestino; se me parte el corazón cada vez que te escucho decir que te haces viejo. Estos ojos que te han visto estos doce años tendrian que ver fotos para decir que has envejecido porque tu aspecto, tu buen aspecto, es el mismo.
Huesca no se termina nunca.
Te deseo que todos los años que pases sean de felicidad, de paz, y puesto que fue el trabajo lo que te trajo aquí de éxito.

Susana Moreno dijo...

Huesca tiene suerte de contar contigo. Un beso.

tomae dijo...

...yo cuando vine a vivir/trabajar a LLeida, me decían que uno es de donde nace y "pace" dónde es su mujer. ¿Sabé alguien que quiere decir eso? (!)

Modestino dijo...

Se que tiendo a ser pelma con el tema de mis años pero que nadie dude que entre los 42 que tenía al llegar los 55 que tengo ahora hay notable diferencia: es ley de vida.

Modestino dijo...

La mayor suerte la tengo yo, Susana.

Modestino dijo...

Ya sabes eso de que arrastran más...

Brunetti dijo...

Gracias a que tú estás ahí, muchos hemos podido descubrir los encantos de Huesca, una ciudad bastante desconocida para la gran mayoría.

Créeme que, aunque en la distancia, me considero un oscense más.

Suerte en tu nuevo periplo, amigo.

Modestino dijo...

Oscense más: tu ciudad requiere tu pronta llegada .... La csita de Blancanieves se nos va a caer si no venís ...

Tommy dijo...

Celebro que algunos sigamos disfrutando de tu compañía cotidiana durante varios años más. En fin, que enhorabuena.

Modestino dijo...

El gusto es mío, Tommy, ya lo sabes.

Driver dijo...

Amigo Modestino.
Rompiendo en mil pedazos mi necesaria prudencia, y saltándome algunas normas y protocolos de sentido común, me lanzo al vacío del consejo bienintencionado, que no garantiza ni el atino, ni el juicio y mucho menos la oportunidad.
Ya que confío más en mi instinto que en otra cosa, me permito mostrarte algunas observaciones para el futuro.
Dado que vas a estar en Huesca bastantes años, observada tu afición a narrar el detalle costumbrista y puesto en valor tu capacidad para dotar de alma, ora una estación de autobuses, ora un encuentro humana, ora una catedral románica, yo me pregunto con fruición y empeño...
¿Dónde están los antaño denominados cronistas de las ciudades?
¿Dónde moran aquellos periodistas que relataban con entrañable cariño y amenidad la historia de sus piedras?
¿Acaso hay espacio en la oferta cultural, para una serie de relatos descriptivos con alma oscense?
...
Dejo las preguntas en el aire, cual guante arrojado al destino, con la esperanza de que sea recogido por alguien con ganas, tiempo y cariño suficiente para embarcarse en tan magna empresa.
La cual se me antoja propia para tu pluma, pues andando sobrado de serenidad y observación, tal vez seas tú el elegido para devolver a esa tierra parte de lo que sin duda te ha entregado.

Disculpándome de antemano por tal atrevimiento, me despido recordando aquel sabroso refrán chino, de cuya autoría la memoria no me alcanza:
"Hasta el más largo de los viajes, empieza por un primer paso".

Atentamente.

Modestino dijo...

En Huesca tenemos unos cuantos que lo hacen muy bien, Driver.