10 de diciembre de 2013

Meriendas de entonces



A mí el bollycao me pilló mayor, y si alguien me preguntara qué meriendan los niños de hoy me temo que me pillaría bastante despistado. No obstante, me vienen a la cabeza niños con pequeños paquetes de filipinos, bolsas de patatas fritas o equiparables y cualquier tipo de producto de moda generalmente envuelto en papel de plástico. Las meriendas de mi infancia eran más sencillas y habitualmente más abundantes; aún recuerdo los bocadillos tamaño "flauta" que me ponía la madre de uno de mis amigos cuando iba a estudiar a su casa. Los años 60, y parte de los 70, no eran tiempos de grandes dispendios en el tema de las meriendas; por supuesto que habían desaparecido hacía tiempo las cartillas de racionamiento y la leche en polvo, pero nadie exigía exquisiteces: el foie-gras era "Mina" y ni te sonaba la palabra "paté", el chorizo, de Pamplona y la mortadela rellenaba el bocadillo con mucha más frecuencia que el jamón serrano, al que nadie se atrevía a reclamar que fuera de pata negra.

Estoy leyendo un magnífico libro de Marcos Ordóñez en el que describe todo tipo de recuerdos sobre una infancia cuyo curso temporal compartimos, y me hizo gracia el párrafo dedicado a este acontecimiento de merendar, pues habla con gracia y buena memoria de los quesitos "MG", la mortadela con trocitos de oliva verde y el chorizo de Pamplona, al que bautiza con el imaginativo apelativo de "chopped de los chorizos", ... es curioso pues a mí me parecía un lujo, y por lo visto el bueno es el de cantimpalo, ... con los años, por cierto, fue apareciendo el "Revilla", posiblemente algo más aparente. Y junto al chorizo funcionaba el salchichón, una especie de pariente pobre, porque del foiet o el salami al menos yo no escuché hablar nunca.

En mis meriendas infantiles tenía un protagonismo frecuente la carne de membrillo, una especie de "híbrido" al que costaba acostumbrarse; el queso solía ser de bola, y siendo muy pequeño, lamentaba no poder comerme el envoltorio de cera roja que tenía tan buena pinta, aunque a veces aparecía algún trozo de queso manchego, que tenía más prestancia. Eso sí, nada podía imponerse al pan con chocolate, que podía ser "Elgorriaga" o "Dolca", la marca barata de "Nestlé", sin olvidar alguna marca de momentos especiales como "Hueso", "Zahor" o "Loyola". En el libro antes citado se hablaba también de unas margarinas de colores de la marca "Louit", referencia que ha sido un auténtico bombazo para mí, pues de golpe y porrazo regresó a mi mente un recuerdo que había quedado borrado durante decenios, y con él las galletas María y las de vainilla, las gaseosas con cromo pegado al tapón, las tarrinas de "Tulipán" y "Natacha", ... luego llegaría "Bimbo" y nos volveríamos todos un poco más "americanos".



17 comentarios:

Anónimo dijo...

No te pienso dar una bomba de calorías, es les digo a mis sobrinos cuando piden de merienda el huevo kinder o mandangas por el estilo.
Así que cuando les doy yo la merienda me acompañan a la panadería del al lado para elegir la mermelada que quieren, el pan que les gusta, y como algo extraordinario compartimos una lata de coca-cola como si la fueran a prohibir.

Sí; resulta que soy muy extricta con la bolleria industrial y muy poco con la coca-cola... estoy llena de contradicciones...

Modestino dijo...

La Coca-cola, con cuentagotas no lo dudes.

tomaee dijo...

Leo tu post en el Desayuno,y me estoy crspiendo bocata de jamon salado con queso fundido....bocata caliente; aqui, en el bareto donde voy le llama " una mariconada" ....con permiso.

susana dijo...

Cuantos recuerdos. Un beso.

Modestino dijo...

Tomae: jamón con queso fundido ... en mis tiempos eso no se veía mucho, insisto: mortadela, salchichón o chorizo de Pamplona ... o foie-gras sin código de barras.

Modestino dijo...

Sí, Susana, recuerdos ... y podríamos seguir ....

interbar dijo...

Mira que era malo el foie gras Mina y cómo nos gustaba.

Modestino dijo...

Con los años y la prosperidad nos hemos vuelto más exigentes ... a lo mejor ahora nos tendríamos que acostumbrar de nuevo a sucedáneos, imitaciones, segundas marcas, ...

sunsi dijo...

Yo recuerdo más el bocata del desayuno de mi primer colegio. Nos lo hacía mi madre y se alternaba el pan con quesito ( no recuerdo la marca ) y el pan con foie gras "Mina". Me ha costado mucho volver a comer ambas delicatessen. Me reenganché con la "Vaca que ríe" :-) y los patés a la pimienta y finas hierbas "Casa Tarradellas".

En casa tampoco han entrado las bollería industrial. No hay nada como unas buenas flautas de pan con tomate y... rellenos un poco más variados que las míos. Y agua... y leche con Cola-Cao. Las bebidas las reservamos para las cenas de pizza y fiestas de guardar ;-)

Qué recuerdos. Parecemos del Paleolítico, Modestino...

Modestino dijo...

:):):) sí, el paleolítico ... qué le vamos a hacer¡¡¡. Del pa amb tumaquet habría tanto que hablar, para mí fue un descubrimiento, aunque ahora se ha extendido por todas partes.

Tommy dijo...

Y luego vas a CataluÑa y te dicen que no tienes ni idea de hacer el pa amb tomaquet. A mí me enseñó un catalán, y sí que tiene su cosa.

tomae dijo...

No es por "alusiones" colega Tommy, pero me ha venido a "huev." tu comentario y el motivo del post. Os aconsejo (y no es por la "barratina") tostadas de pan con tomate con foigrás -aunque sea de código de barras-

Está buenísimo!!! Abslutly Recomendated!!! 9 de cada 10 Chefs de *** Michelin todavía no lo han probado y no saben lo que se pierden.

...y con un chorrito de aceite,claro está.

Modestino dijo...

Seguro que esta muy bueno, Tomae, pero el pa amb tomaquet con pernil no puede tener réplica.

Anónimo dijo...

Dolca reconocía honradamente en su envoltorio ser "Sucedáneo del chocolate". También traía cromos pegados entre el papel de plata y el envoltorio.
Hoy casi todo es sucedáneo pero nadie lo dice ... y mucho menos te dan cromos!!! Fuerte abrazo. Gonzalo

Modestino dijo...

Eso de los cromos gratis parece que ha ido a menos. Saludos¡¡¡¡

katje dijo...

Que buen post y cuantos recuerdos me trae! Las fotos hablan por si solas. Yo recuerdo el salchichon argal, qye estaba tan Rico que solo con pan y nada mas era una maravilla de merienda, pero tambien el chorizo de pamplona Como mencionas, y el revilla, con su grasita en su punto, tan apetecible. El chocolate la campana de elgorriaga, Las galletas chiquilin, UN chocolate que.no es ninguno de Los mencionados pero no recuerdo el nombre, lo ponia dentro del pan y a ver la tele! El bollicao, por supuesto,, mejor DOS que uno, en Los extremos a veces habia UN monton de cacao ñam ñam, el bulgaro cropan que era mi debilidad, el queso fresco a cuadritos envueltos en papel de plata de la marca Kiri. Pero mi momento eta antes de ver Los payasos de la tele por Las tardes despurs del Cole:.UN bocadillo laaargo de foie gras tapa negra, buenisimo entonces y una cocacola mediana! Y a veces pipas y mas pipas con mi hermano y luego a hacer lis deberes en casa o en la de otros amiguitos. Que suerte la mia, era diversion sana. UN abrazo!

Modestino dijo...

Eres mas joven que yo, pues a mi el bollycao me pillo mayor.