22 de mayo de 2012

¿Es importante la empatía?



Intuyo que por empatía no todos entendemos exactamente lo mismo; de hecho si efectúas un recorrido por distintas fuentes compruebas cómo eres capaz de encontrar definiciones bien variadas, sin que todas ellas sean necesariamente equivalentes. Me ha gustado una que hallé en la red: "Es la capacidad que tiene el ser humano para conectarse a otra persona y responder adecuadamente a las necesidades del otro, a compartir sus sentimientos e ideas de tal manera que logra que el otro se sienta muy bien con el", y si me agrada es porque pienso que la misma contiene dos elementos que convierten al concepto en atractivo, pues por un lado presupone cierta libertad de elección: siempre me ha gustado esa frase de que uno elige a sus amigos, mientras que por otro tras la frase parece asomar la idea de intuición, como si buena parte del sentimiento de empatía tuviera que ver con ese sexto sentido que a veces encontramos en nuestro interior y nos ayuda a descubrir esas personas con quienes nos gusta coincidir en los distintos caminos que emprendemos en la vida, un sexto sentido que en ocasiones puede venir revestido de amor, en otras de amistad, el algunas de colaboración profesional, etc.

No obstante, lo más atractivo de la empatía es la ausencia de razones: muchas veces no somos capaces de explicar porqué nos atrae una persona; evidentemente la bondad, la belleza, la inteligencia, el don de gentes, la generosidad, ... son atributos que facilitan esa conexión personal, pero frecuentemente uno no encuentra la razón última del hecho de buscar la amistad con esta persona y no con otra, que tal vez tenga iguales o mejores virtudes. Y aquí me vienen a la cabeza dos conceptos que juegan su papel en estos misterios de las relaciones humanas; uno es el de interés: creo que ya hablé no hace mucho de las amistades interesadas, y es que existen muchas formas de empequeñecer el concepto de amistad, incluso algunas revestidas de la buena voluntad de echar una mano, porque la amistad tiene que ser algo que surja espontáneamnete, no una relación que se busca como si fuera un deseo o un contrato. El otro concepto es el de egoísmo, porque a veces resulta difícil conciliar ese interés con algo tan humano y disculpable como la necesidad de cariño: ¿dónde está el límite entre la urgencia de satisfacer tal necesidad y el puro egoísmo de utilizar la amistad como simple vía de autocomplacencia?. Pienso que nos podríamos dar unas cuantas respuestas a este interrogante, aunque en este momento lo único que se me ocurre es que la única preocupación que se ha de tener al buscar ese cariño es tener en cuenta nuestra disposición a la reciprocidad, a dar lo mismo a cambio, pues me temo que a veces hay quien tiende a caer en exceso en el error de la sobredosis de reflexiones.

El título de mi entrada contiene una pregunta, y he de admitir que no sabría responder afirmativa o negativamente con rotundidad, pero a mí es una noción que me atrae y mucho, entre otras cosas porque bendice el ir por el mundo con la sociabilidad y la visión humana de la vida por bandera; en alguna parte he visto definir a la empatía como la capacidad de "ponerse en lugar del otro", y si ésto es válido, no me cabe duda de que es algo que necesitamos y mucho en la sociedad en la que vivimos. Y una última reflexión: no creo deba confundirse la empatía con la coincidencia en ideas, credos, militancias o banderas, es más, bendita empatía que nos permite encontrar conexiones con quienes andan en otras posiciones.


16 comentarios:

susana dijo...

El problema de la empatía es que se tiene o no se tiene. Es un don. Y los que no lo tienen tampoco son conscientes de ello. Un beso.

Modestino dijo...

Se tiene o no se tiene ... y a veces pretendemos crearla y no es nada fácil, porque ... eso mismo: se tiene o no se tiene.

Anónimo dijo...

Creo que tener empatía, además de ponerse en el lugar del otro, también implica ser capaces de expresar nuestros sentimientos y necesidades.

Modestino dijo...

Es posible que a veces no lo seamos ... incluso que tengamos verguenza de aparecer tal como somos, lo que no deja de ser un error.

món cosit a mà dijo...

Nace cuando se ve en el otro a un igual, no a un rival. Y crece cuando se cultiva el respeto sincero, la aceptación de como es el otro sin comas. Respeto en ideas, ideales, gustos, costumbres, modos, etc; aceptar otro modo distinto al tuyo de vivir y ver la vida. A veces sólo son matices los que nos hacen diferentes de los otros.
¡¡Esa persona para mí, si tiene gancho-empatía!!

món cosit a mà dijo...

¡Quizás se me ha ido la olla!

món cosit a mà dijo...

El que tiene gancho-empatico no tiene complejos, da porsupuesto que le van a aceptar tal como es ya él siempre haría lo mismo. uff!!

mOnTy dijo...

Y ocupa aquí también un papel importante la autoestima o seguridad en uno mismo.

Sí es importante la empatía.
La del món cosit era yo.
Saludos desde la ilerda profunda.
Monty

Modestino dijo...

Unas aportaciones interesantes, profundas y acertadas; pero -tal vez la empatía no sea eso ...-, yo iba más por el hecho de que dos personas conectan un poco porque sí, y por la aceptación de una amistad más allá de intereses, convicciones, aficiones, pretensiones, ...

mOnTy dijo...

¡¡Capisco!! creo que sí tiene que ver con el respeto en mayúsculas y los sincomplejos.

¿Te refieres a esa habilidad para estar estar conscientes de reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás?

La empatía es sin duda una habilidad que, empleada con acierto, facilita el desenvolvimiento y progreso de todo tipo de relación entre dos o más personas.

Sigo pensando que hay que tratar al al otro de igual a igual. Sin rivalidad: me refería a eso de los intereses. No buscar nada a cambio.....

El proceder con empatía no significa estar de acuerdo con el otro. No implica dejar de lado las propias convicciones y asumir como propias la del otro. Es más, se puede estar en completo desacuerdo con alguien, sin por ello dejar de ser empáticos y respetar su posición, aceptando como legítimas sus propias motivaciones.

Se puede trabajar la empatía si uno quiere y dejar de ser analfabeto emocial.

¡¡¡¡ Hasta pronto!!!!!!
Un placer leerte.

Modestino dijo...

El placer lo es para mí que escribas aquí. Suscribo todo lo que dices.

veronicia dijo...

Esa definición que has dado es muy bonita. Quien tiene ese tipo de inteligencia además de interpretar perfectamente los estados emocionales del otro actúa en consecuencia.
A mi me parece una gran cualidad.

tomae dijo...

...yo la he entendido como la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

...y en ese sentido me parece curioso como utilizarla en el mundo de los negocios ... (incluso los jurídicos)

Modestino dijo...

En los negocios no debe de ser eso nada fácil ... y no te digo en los juicios.

Anónimo dijo...

La empatia no debe de forzarse ,hay personas con las que se conecta y te dan buenas vibraciones y otras con las que por mas que lo intentes es como dar contra un muro

Modestino dijo...

Eso es más o menos lo que quería transmitir; la amistad siempre tiene algo de aleatorio, ... casi de caprichoso.