9 de mayo de 2012

La dulce belleza de Lady Marian



El otro día volví a ver "Robin de los Bosques", una película que data nada menos que de 1938 y fue dirigida por Michael Curtiz, director nacido en una familia judía de origen húngaro y que fue el alma mater de "Casablanca", quizá la película más legendaria del siglo XX. La película tiene todos los elementos de la época: un color "apastelado", unos doblajes anticuados y unos decorados de cartón piedra, pero no deja de ser una gozada disfrutar de la legendaria vida de Robin de Loxsley y contemplar a actores míticos como Errol Flynn, Olivia de Havilland, Claude Rains o Basil Rathbone; además uno agradece volver a contemplar una genuina película de aventuras, con buenos buenísimos y malos malísimos, sin relativizar nada ni desmitificar a nadie.

No obstante, lo que más me impresionó del film fue la serena y radiante belleza de Olivia de Havilland, que está verdaderamente maravillosa en el papel de Lady Marian, la normanda tutelada por Ricardo Corazón de León que acaba prendada por la defensa de los más débiles que realiza Robin y completamente enamorada de su persona. En el mes de julio, si nada se tuerce, Olivia de Havilland cumplirá nada menos que 96 años, pero por entonces la mujer lucía unos magníficos 22 años. Una mirada dulce, un rostro limpio y unos indiscutibles rasgos de bondad hacen que te cautive desde el momento de su aparición. Hay bellezas realmente deslumbrantes, como las de Ava Gadner o Marilyn Monroe, algunas enormemente elegantes, como las de Ingrid Bergman, Grace Kelly y, por encima de todas, Audrey Hepburn ... e incluso mujeres que sin ser bellas desbordan una personalidad apabullante, caso de Katherine Hepburn o Bette Davis, pero Olivia de Havilland pone de manifiesto una belleza con un toque encantador, un aura de bondad que le hace si no la perfecta heroína, sí la más adecuada mujer para enamorarse y convertir en real eso de ser felices y comer perdices, tan propio de cuentos e historias como la de Robin Hood.

Olivia de Havilland nació en Tokyo, donde su padre ejercía de abogado y era hermana de Joan Fontaine, a quien el gran Alfred Hitchcock eligió como protagonista de "Rebecca"; consiguió dos Oscar a la mejor actriz principal, por "Vida íntima de Julia Norris" (1946), de Mitchell Leisen y por "La heredera" (1949), de William Wyler, siendo una de las más importantes actrices de Hóllywood durante las décadas de los 40 y los 50. Además de su trabajo en "Robin de los Bosques", se le recuerda muy especialmente en su papel de Catherine Sloper, que en la referida "La heredera" es la hija del rico y despótico Ralph Richardson que se enamora de Morris Townsend , un cazafortunas que interpreta Montgómery Clift y que no es sino la versión cinematográfica de "Washington Square", de Henry James y sobre todo en el de la dulce Melanie Hamilton, una mujer incapaz de odiar, de "Lo que el viento se llevó", un papel que le valió una nominación al Oscar a la mejor actriz secundaria y en el que vuelve a lucir sus atributos de ingenuidad, ternura y bondad.

Imagino que en la vida real Olivia de Havilland tendrá su carácter y hasta será capaz de poner sobre el tapete toques de mal genio, de hecho en una reciente entrevista contaba como lleva más de 40 años sin hablarse con su hermana Joan Fontaine; pero me quedo con esa imagen que te convierte inmediatamente en incondicional suyo y en un ser envidioso del bueno de Errol Flyn.


12 comentarios:

susana dijo...

Esas películas tenían un encanto que se ha perdido. Un beso.

Modestino dijo...

Parte es el encanto de lo antiguo, de lo hecho con medios rudimentarios. Los otros encantos a veces se pueden volver a poner en una cinta: vgr. "La vida es bella".

Anónimo dijo...

La via es bella me deprimio mucho.Yo al cine voy a pasarlo bien. Pero bueno cada uno es como es.
De Olivia ,lo primero es una gran actriz ,si bien hacia siempre de bobita. Su belleza era un poco almibarada ,me gustaba mas la fuerza y energía y buen hacer de Viviana en “Lo que el viento se llevo”. .

Modestino dijo...

Yo también voy al cine a pasarlo bien y por eso dejo de ver algunas películas, pero curiosamente a mí "La vida es bella" me dejó buen sabor de boca, pienso que su mensaje es reconfortante.

Olivia servía para determinados papeles; sin duda que Vivian leigh tenía mucha más fuerza, Olivia de Havilland nunca hubiera podido hacer de Scarlette O'Hara, pero a mi me dan ternura las "bobitas" ;).

Tommy dijo...

Sí, es que en "Lo que el viento se llevó" Scarlett tiene que tener la belleza y la fuerza de Vivien Leigh, mientras que Melanie ha de ser dulce, prudente y discreta como Olivia, a la cual, sin embargo, no imagino como pareja artística de Larry Olivier y de Cary Grant en "Rebeca" y "Sospecha" respectivamente, dos papeles que bordó su "adorada" hermana Joan Fontaine a las órdenes de Hitchcock. De todos modos, volviendo a "Lo que el viento...", siempre pensé que Melanie era un poco tontilla por no darse cuenta de lo que su cuñada Scarlett sentía por su esposo. Bueno, o es que simplemente no lo quería ver.

Y hablando de Robin Hood, me permito recomendar, para quien no la conozca, la maravillosa peli de Richard Lester "Robin y Marian" (1975), que viene a contar la misma historia pero con los personajes ya en el ocaso de sus vidas, con la mismísima Audrey Hepburn haciendo de Lady Marian, amén de Sean Connery (Robin), Robert Shaw (lord sheriff), Nicol Williamson (little John) y Richard Harris (rey Ricardo).

Modestino dijo...

Tomo nota de la peli que dices, Tommy. En "Rebeca" Joan Fontaine también hace papel de mujer "atribulada".

Anónimo dijo...

Melania se sabia debil,pero no tonta y para mi que se dio cuenta que necesitaba a la fuerte y saludable de su cuñana Viviana y mas en esos tiempos de guerras y penurias ,y dejo al lado los posibles celos y se dejo cuidar ....

Tommy dijo...

Vale, Melania no era tonta. Pero era más espabilada la criada negra, que sí que se dio cuenta de que su ama estaba por el soso de Ashley.

Modestino dijo...

Las criadas negras de las viejas películas suelen ser geniales.

Marga dijo...

“Olivia de Havilland pone de manifiesto una belleza con un toque encantador, un aura de bondad que le hace si no la perfecta heroína, sí la más adecuada mujer para enamorarse y convertir en real eso de ser felices y comer perdices” … “Imagino que en la vida real Olivia de Havilland tendrá su carácter y hasta será capaz de poner sobre el tapete toques de mal genio, de hecho en una reciente entrevista contaba como lleva mçás de 40 años sin hablarse con su hermana Joan Fontaine; pero me quedo con esa imagen que te convierte inmediatamente en incondicional suyo”.

Modestino, pego extractos de tu escrito solo para que sepas lo mucho que han llamado mi atención.
Supongo que tienes esposa y ya ella se encargará de explicarte por qué me llama la atención eso que dices.
Abrazo grande.

Anónimo dijo...

Ashley era un pijo,un clasista y un sosaina que le iba al pelo con la perfecta de Melania.Escarlata creo, que le gustaba Ashley porque no le hacia caso.
Y el pobre de Rhett Butler su postura resulta un poco humillante detras de una mujer que sabe que no lo quiere...

Modestino dijo...

Pues sí, clasismo debía de haber bastante en el Sur en tiempos de la Guerra de Secesión...