27 de noviembre de 2009

Cafetería "Duquesa"



No hace mucho que se abrió el "Duquesa", un magnífico bar con restaurante ubicado en el centro de Huesca, frente al Palacio Villahermosa; puede que tenga cuatro o cinco años de vida, pero desde el principio quedaron claras dos cosas: que es un lugar donde se hacen las cosas bien y que se trata de un rincón en el que uno se encuentra a gusto ... y no es poco. Me temo que estamos en tiempos en los que cualquiera piensa que es capaz de poner un bar ... y así nos va; hay establecimientos de esta naturaleza que no paran de abrir y cerrar, incluso de cambiar el rótulo en el que figura su nombre, y es que algunos no se dan cuenta que hay que saber bastante del tema para ser capaz de sacarlo adelante y vivir de él.

En el Bar "Duquesa" se trabaja bien, y eso se nota en cada detalle. A la hora del desayuno, a la del almuerzo, a la del café, el aperitivo, la comida o la tapa y caña final uno se encuentra siempre con lo que necesita. Si tuviera que quedarme solamente con una cosa, no me cabe ninguna duda de que lo haría con su "torrada de foie", la gran especialidad de la casa y una auténtica obra de arte, capaz de satisfacer el paladar más sibarita; aunque no es lo único: las chiretas, las croquetas, empanadillas y mini-sandwichs de jamón y queso están al nivel de los mejores. Cada vez que uno se toma el café, tiene que hacer esfuerzos por no caer en la tentación de los mini bocadillos de jamón, lomo con queso, queso blanco con tomate y la múltiple oferta de bocatas de tortillas diversas, incluida por supuesto la tradicional de patatas. El menú, que se disfruta en el pequeño comedor del sótano, es excelente, con nota especial para la paletilla y el entrecot de buey.

Pero hay otra cuestión que no es menor: en el "Duquesa" estás como en tu casa: el ambiente es humano, hay simpatía por doquier y nunca, jamás¡, uno puede pensar que molesta. Y para eso, además de probada profesionalidad, hay que poseer categoría humana, algo que tienen por arrobas las dos personas que lo regentan; y junto a ellos es preciso citar a Marina, que suele atender el restaurante y la barra por la tarde, una de esas mujeres de la Europa Oriental que, como le dijo un galante y veterano amigo el otro día mientras nos tomábamos unas cañas, tiene que tomar pastillas para curarse el dolor de guapa .... y, por encima de todo, ¡qué ojos, madre mía!.

Reitero, y sin ánimo de trascendentalizar, por supuesto, uno necesita tener bien anotados esos rincones a los que acudir cuando, sencillamente, necesitas encontrarte a gusto en algún sitio. Y ésto no lo sabe hacer cualquiera.

http://www.cafeteriaduquesa.com/


5 comentarios:

Sunsi dijo...

¿Dónde está, Modestino? Supongo que en Huesca. Es para tomar nota cuando vayamos el puente de la Inmaculada...

Gracias por todos los rincones que apuntas.

Modestino dijo...

He modificado el post para que quede bien ubidado el sitio. Un saludo.

Brunetti dijo...

Hasta donde sé, suscribo enteramente tu post dobre el 'Duquesa'. La torrada de 'foie' es como un canto a la esperanza.

Y si giras la esquina y acabas el aperitivo con un pincho de tortilla en el bar 'Valero', es muy probable que acabes la jornada pensando que, a pesar de todo, la vida puede llegar a ser maravillosa.

P.D. Parece que el Mediterráneo no quiere recibirte con sol: de pronto, ha oscurecido. Él se lo pierde.

Modestino dijo...

Vaya por Dios¡¡¡¡, tiempo hay de que se arregle el tema.

ana dijo...

Lo has puesto tan... especial, que me ha sido inevitable no picar en el link...

La tostada una pinta que te mueres.
Y en las fotos se percibe ya algo de ese ambiente que describes. Parece muy acogedor.

Como veo que la Sunsi hará stop por ahí... pues por lo menos... un brindis por los que no estaremos... pero brindis de verdad. Que luego se sabe todo... jajajaja.

Saludos, y buen fin de semana.