30 de marzo de 2015

El nuevo jinete de Ferrari


Sebastian Vettel, el piloto alemán que ganó cuatro títulos mundiales al volante de un "Red Bull", venció ayer en el Gran Premio de Malasia, segundo de la larga lista que componen un Mundial de Formula I que algunos pronosticaban como un sencillo paseo del inglés Lewis Hamilton con su potente Mercedes. El británico hubo de hincar la rodilla frente a un Vettel que le sacó más de 10 segundos, tiempo que al parecer es un mundo en esto del automovilismo de primer nivel.

La noticia no es que un formidable piloto como el germano se imponga en un Gran Premio, sino que lo hiciera conduciendo un Ferrari, el coche rojo fabricado en Maranello que hasta el año pasado pilotaba Fernando Alonso, el indiscutible ídolo español de la Fórmula I y que nunca consiguió triunfar plenamente con la escudería italiana. Para los aficionados a este deporte ... y para los que no lo somos tanto, es una buena noticia que los Mercedes tengan rival, aunque en nuestro país se sienta cierta frustración al comprobar que ahora que se ha ido el asturiano parece que los Ferrari comienzan a ser competitivos.

Yo no entiendo nada de coches, ni de competición ni de los otros, por lo que no se a que carta quedarme en una polémica que desde ayer está servida ... ¿Qué ha pasado?, ... ¿tal vez Alonso no era tan bueno como parecía y tendía demasiado a justificar sus frustraciones con excusas excesivas?, o ¿es posible que con el español en MacLaren y un tetracampeón como número uno los de Ferrari se hayan puesto las pilas y hayan trabajado e invertido para ofrecer a Vettel un coche vencedor?.

Sería arriesgado que un pagano en el tema como yo diera un veredicto firme, aunque no puedo evitar que lo que he presenciado en los últimos años con unos ojos más bien analfabetos en la materia, haya ido consolidando en mi cabeza la intuición de que Vettel es un fuera de serie, que Alonso se lo ha creído tal vez en exceso y le ha sobrado algo de vanidad, posiblemente en la misma cantidad que le ha faltado serenidad y que Ferrari, en cualquier caso, no da puntada sin hilo y no se yo si ha terminado jugándosela a nuestro compatriota.


4 comentarios:

Marta Máster dijo...

Hola. curioso que ahora que no está Fernando en Ferrari empiecen a sumar puntos... es un deporte que no sigo mucho pero sí recuerdo declaraciones del asturiano criticando el coche y a su equipación. Seguimos en contacto

tomae dijo...

Aquí lo que vale es el "Rojo Santander".

Bunetti dijo...

Soy de los que piensan que Fernando Alonso ha sido siempre un deportista bastante sobrevalorado.

Lo mismo que pienso, por ejemplo, de Iker Casillas.

La fama de ambos, les precede. Y no sé si eso es muy bueno, aunque sus respectivas cuentas corrientes pongan de manifiesto todo lo contrario; es decir, que los "pringaos" somos nosotros; que a ellos, que le quiten lo bailao.


Salud!

Modestino dijo...

Hasta la llegada de Alonso la historia de la Formula I española la formaban cuatro quijotes que no terminaban una carrera, desde los tiempos de Alex Soler Roig y Emilio de Villota, hasta los de Adrian Campos, Perez Sala, Pedro de la Rosa ...

Alonso supuso un cambio radical ... tanto que a lo mejor nos pensamos que era invencible.