9 de febrero de 2015

Las reglas a la torera


En la Estación Delicias de Zaragoza, que como bien dice Leo Harlem debe de tener ese nombre para despistar, porque suele hacer un frío que pela, se oye frecuentemente por los altavoces que en dicho recinto queda terminantemente prohibido fumar. Los tiempos han cambiado y mientras antaño los amantes del tabaco campaban por sus respetos y se había asumido que el personal fuera soltando humo y  cenizas por aquí y por allá, hoy en día la restricción ha llegado casi al máximo. Cada cual tendrá la opinión correspondiente, pero no parece que sea precisamente insana la situación actual, pues posiblemente nos habíamos acostumbrado a vivir bajo ambientes cargados y posiblemente perjudiciales.

A pesar de tanta indicación visual y sonora, sigue habiendo que hace caso omiso de las normas establecidas, y sigue luciendo su pitillo, en ocasiones incluso con cierta actitud de provocación y recochineo. El pasado sábado, sin ir más lejos, y cuando estando esperando el autobús que a las 20.30 partiría rumbo a Huesca, un joven rubio y sonriente atravesaba el anden con su cigarro encendido a la vez que se escuchaba por megafonía la consabida prohibición. No creo que sea excesiva suspicacia considerar que lo que provocaba la risa del individuo era su descarada exhibición de saltarse a la torera las normas establecidas y lucir ante tirios y troyanos su descaro y su capacidad de pasarse las reglas por el forro.

No hacer que haya que hacer un drama de la situación, incluso es posible que haya quien avale la referida conducta infractora, que hoy en día parece que hay quien eleva a la categoría de héroe a quien exhibe el desprecio por lo legislado, pero me parece que quienes así actúan no hacen sino poner palitos en las ruedas de la convivencia ... además que no es de extrañar que no pocas veces se trate de personajes que luego se muestran superexigentes con otras normativas que les benefician.

7 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Seguro que luego es el primero en quejarse por cualquier cosa. Son de ese tipo. Un beso.

Anónimo dijo...

Es posible que se trate de un extranjero que no conozca el idioma ni sepa que en la UE y en concreto en España no es posible fumar en lugares públicos.

Modestino dijo...

Más bien tenía cara de pasarse la norma por el arco de triunfo ...

Marta Máster dijo...

Hola. no soporto que la gente se salte las normas y menos delante de las señales de prohibición. Es una falta de educación... yo soy de las que siempre les indico su infracción aunque no me hacen ni caso... en fin...

Anónimo dijo...

Efectivamnete en la estacion de Delicias hace un frio que pela.No se si en verano se está fresquito.Aparte que es una estacion poco acogedora.

Brunetti dijo...

En verano, en la Estación de Delicias, te asas de calor.

Modestino dijo...

"Poco acogedora" ... creo que es lo que mejor la define.