3 de junio de 2017

Valiente y certero Francino


Carles Francino es un veterano periodista catalán, uno de los pioneros de TV3, a quien recuerdo como un excelente presentador del noticiario de las 9, de donde paso a la radio para hacerse cargo de diversos programas punteros de la Cadena SER. Le guardo incluso cierto cariño pues no hace muchos meses me hizo unas pocas preguntas vía telefónica en su programa "La ventana" con motivo de un asunto judicial que ahora no viene al caso.

Con motivo de la celebración de la Final de la Champions Ligue que tendrá lugar esta tarde-noche en Cardiff, TV3 difundió un anuncio que confieso no haber visto en el que al parecer se pone de manifiesto un visceral deseo de que el equipo merengue caiga derrotado. Francino, catalán y culé sin matices, ha querido poner de relieve su opinión negativa a este tipo de actitudes. Extraigo un breve párrafo:

"Yo soy catalán, del Barça y de TV-3, pero no me siento representado por nada de esto. Lo siento, pero creo que algunos están dibujando una televisión y un país donde cada vez cabe menos gente."

El artículo, y la frase concreta, me han encantado, me han reconciliado con el mundo y ha aportado algo de esperanza de que aún queda sensatez en esta tierra nuestra. Me identifico especialmente con esa frase de "un país donde cada vez cabe menos gente", porque es una idea, una sensación real que tengo desde hace bastante tiempo. Es como si cada cual nos hubiéramos encerrado en nuestro reducto y acentuado diferencias, agravios mutuos, discrepancias, ... Y no limito, en absoluto, esta apreciación al llamado "problema catalán", pues la situación es, por desgracia, aplicable a unos cuantos mundos más.

Se habla mucho de "transversalidad" y otros términos equivalentes, pero cada vez con más frecuencia tengo la sensación de que nos separamos más. Menos mal que las relaciones y las circunstancias me han hecho ir tropezando con gente abierta.

3 comentarios:

Cris Ibañez dijo...

Cuanta razon tienes Felipe !

Alberto dijo...

Totalmente de acuerdo con Francino y contigo, Felipe.

Susana M dijo...

Menos mal que aún queda gente sensata. un beso.