15 de marzo de 2017

El personal dice unas cosas ...


Ayer fui a la peluquería. Tomás, mi peluquero de los últimos 15 años, estaba ocupado con un cliente y me senté a la espera de mi turno. Cuando el trabajo terminó,  tras el oportuno cepillado y abono del importe, el hombre, un señor mayor, de pelo cano y pulcramente vestido y aseado, comentó que no sabía porque la gente tenía tanto miedo a sufrir y morirse, añadiendo una frase que me dejó helado: "yo, si no fuera feliz, me suicidaría" ... ¡hala!, ahí os dejo la "boutade", así de chulo soy yo.

No se si el comentario de mi precursor en el corte de pelo era una afirmación sincera, una de esas cosas que se dicen sin haberlas meditado en exceso, una "fantasmada" o una broma, pero aunque me consta que estos planteamientos existen, nunca había escuchado hablar a alguien con tamaña claridad una declaración de voluntad semejante.

Tengo bien claro que el suicidio no es de recibo, pues mis convicciones me dicen que la vida es de Dios y no mía, pero independientemente de las propias creencias, considero el comentario de una frivolidad que asusta. ¿Es medianamente honesto, sensato o equilibrado andar pregonando a los cuatro vientos, ante testigos que ni conoces, casi sin venir a cuento que una decisión sobre seguir o no viviendo depende de un estado de ánimo, de que te vayan mejor o peor las cosas?. Sinceramente, intuyo que el hombre se pasó de frenada, que no era en exceso consciente d elo que decía, ... pero no estaría de más que dedicara de vez en cuando algún rato a la reflexión.

5 comentarios:

sunsi dijo...

El personal, últimamente, parece que compite por llevarse el premio al que diga la más gorda, Modestino. Y a medida que vas oyendo se te puede anestesiar el tímpano. Miedo me da. Un abrazo, jurisconsulto:)

Susana M dijo...

En Bélgica con la eutanasia es libre de hacerlo Un beso.

Anónimo dijo...

Hace un tiempo reflexioné sobre porque no se habla nunca en los telediarios de cuantas personas se suicidan cada día. Sobre el porqué no se les da publicidad a los suicidios ni se hacen manifestaciones en contra.
La realidad es que no se da publicidad a los suicidios porque existe un efecto imitación.
Que ese señor que peina canas hable con esa tranquilidad de un hecho que cuando ocurre en una familia es una tragedia con mayúsculas solo tiene la explicación; no tiene ni idea de lo que es haber querido a alguien que se ha suicidado.
3,1416

Anónimo dijo...

Encuentro el comentario del individuo en cuestión, incluso contradictorio. Si no tiene miedo a sufrir ¿por qué dejar de vivir? Acaso, únicamente vivirían los ricos, los guapos, los que llevan una vida espléndida y perfecta...?
Asegura tener valor para quitarse la vida pero no para luchar por ella. No lo entiendo.
El número de suicidios en España es espeluznante cada año. Y efectivamente, apenas se habla de ello. No todo el mundo tiene la misma fe ni las fuerzas suficientes para afrontar un sufrimiento que a veces resulta insoportable, más aún cuando se demora excesivamente en el tiempo. Se me encoje el corazón.

No se puede frivolizar el dolor. La vida es un regalo. A veces acertado, otras no. Pero merece la pena continuar abriendo paquetes, porque no sabe uno lo que puede encontrar en el siguiente.

Distinto es verbalizarlo. Será por eso que, en España, cada vez hay menos libertad de expresión. ¿Acaso algo está cambiando de forma tan sutil que ni nos damos cuenta? ¿Debemos ordenar nuestros pensamientos, ampliar nuestro campo semántico mental y reflexionar más a menudo antes de hablar? Creo que sí. Sobre todo por respeto a quien recibe nuestro mensaje.

Que tengas un buen día, Modestino. Gracias por hacerme pensar y sobre todo, por dejarme expresar lo que pienso.

Modestino dijo...

Agradezco la profundidad de vuestros comentarios¡¡¡