22 de junio de 2015

Las manos discretas


La semana pasada me compré un despertador; la misión no fue fácil, pues hoy en día parece que se trata de un objeto desfasado: el personal utiliza el móvil para despertarse y hay relojerías que han prescindido de los despertadores en sus stocks. No obstante, no me desanimé tras varias intentonas y terminé encontrando una oferta bastante amplia y plural en un establecimiento de la "Correría" de Huesca. Tras calibrar las diferentes posibilidades, opté por un "Casio" digital que estaba bien de precio y desde entonces amanezco con su alarma, que no suena poco precisamente.

Me atendió una señora toda elegancia y delicadeza, y observando como trabajaba mi cabeza regresó a teimpos pasados, los de esos comerciantes profesionales que sabían combinar el saber hacer, el conocimiento cierto de lo que vendían y la discrección y el respeto en el trato al cliente. Me llamó la atención como una vez escogida mi opción, desarrolló una actividad que plasmó su absoluto dominio del arte de vender y atender al público; con unas manos finas y delicadas fue preparando el despertador, limpiándolo con un pañito, frotando con un líquido alguna zona necesitada de ser frotada, los guardó en un plástico e introdujo en su caja y lo envolvió con un arte tan sorprendente como admirable. Ver sus manos doblando el papel con habilidad y soltura fue,m no exagero, un espectáculo.

Y con la misma discreción que fui recibido, abandoné la tienda, valorando que había presenciado a una persona que dominaba su trabajo, que lo desempeñaba con estilo y servicio, que al cabo de los años seguía manejando sus manos discretas con un estilo que llevaba arte y ciencia.

4 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Es el arte de hacer bien su trabajo. Un beso.

Modestino dijo...

Trabajo bien hecho y dominio del trato con el cliente.

Nacho dijo...

Amigo Modestino:

En primer lugar, todos los ánimos del mundo que sé que también llevas a flor de piel tu sentimiento futbolístico.

Esta entrada me ha encantado. Describes a la perfección la tienda y mejor todavía algo que, desgraciadamente, valoramos cada vez menos: la experiencia del comerciante de toda la vida.

Cuando se une con cercanía y saber hacer el resultado, como esta entrada, es excelente.

Bravo

Modestino dijo...

Gracias¡¡¡ .. este post estaba reservado para el ascenso del Real Zaragoza, pero hubo que cambiar el tema sobre la marcha ...