27 de mayo de 2017

La primera muerte de James Bond


El pasado miércoles nos despertábamos con la noticia del fallecimiento de Roger Moore. El actor había nacido hacía 89 años en Londres y tenía la condición de Sir, a la que ha sido tan aficionada Isabel II con respecto a las celebridades británicas. Roger Moore no era el típico actor inglés criado en el teatro como lo fueron Lawrence Olivier, Alec Guiness o Anthony Hopkins, sino que comenzó ejerciendo de modelo para destacar posteriormente en películas de acción y series televisivas. Moore era un hombre apuesto, además de un gentleman y un dandy y supo explotar estas condiciones a base de asumir papeles para los que siempre parecía -y de hecho, lo solía ser- el más indicado. Roger Moore intervino como teniente al final de la II Guerra Mundial, se casó cuatro veces y fue embajador de buena voluntad de Unicef. Siempre destacó como una persona amable y simpática, muy lejos del divismo y la vanidad que ejercitan algunos y amante de lujos y de la buena vida: conocida es su faceta de fumador empedernido, con especial cariño por los "Montecristos".

En mi memoria la primera referencia del actor fallecido se remonta a una serie televisiva, "El Santo", en la que Roger Moore encarna a Simon Templar, un refinado ladrón que roba a gente de moral dudosa, o claramente depravada. En los años 60 recuerdo la serie como la más célebre de la programación de la entonces única televisión de España. Eso sí, mi recuerdo es meramente nominal, pues nunca llegué a ver un programa que se transmitía en horas nocturnas y entre semana, lo que era un obstáculo insalvable por cosa, rombos aparte, del horario colegial. "El Santo" era una de esas series tan célebres como vetadas como "El fugitivo", "Los intocables" o "El agente de CIPOL". En la serie Moore conducía un Volvo blanco y era, como casi siempre, un conquistador empedernido. Años después también triunfó en otra serie televisiva: junto a Tony Curtis protagonizó 24 episodios de "Los persuasores". El argumento involucraba a dos millonarios aventureros aclarando misterios y ayudando a personas, especialmente bellas mujeres, a resolver problemas. Evidentemente, Moore y Curtis estaban como pez en el agua.

A pesar del indudable éxito de sus trabajos televisivos, el do de pecho definitivo en las pantallas lo dio Roger Moore al resultar elegido para el papel de James Bond en sustitución del mítico Sean Connery. No cabe duda de que el actor reunía todas las condiciones para encarnar al célebre agente 007: apuesto, simpático, audaza y mujeriego, además de unas indudables dotes para triunfar en el cine de acción. Roger Moore protagonizó siete películas como James Bond: "Vive y deja morir" (1973), "El hombre de la pistola de oro" (1974), "La espía que me amó" (1977) —su favorito—, "Moonraker" (1979), "Solo para sus ojos" (1981), "Octopussy" (1983) y "Panorama para matar" (1985). Tomasso Koch en "El País" nos habla de su experiencia como Bond: "Roger Moore, en la piel de 007: "El británico fue, a la vez, el actor que asumió y dejó el papel del espía en edad más avanzada: debutó en el rol con 45 años y colgó traje y pistolas con 57, cuando, tal como admitió, las chicas Bond con las que mantenía romances en las películas podían ser sus hijas, o incluso nietas: "Básicamente, era 400 años demasiado viejo para el papel". De hecho, se planteó dejarlo ya cuatro años antes, en 1981, tras Solo para sus ojos, y su última aparición en la piel del personaje, en Panorama para matar, le horrorizó. Aun así, el guion de la siguiente entrega, Alta tensión, se escribió pensando en él, y fue amoldado a toda prisa a Dalton."

Roger Moore intervino en muchas películas más, pero pienso que sus papeles televisivos y, por encima de todo, sus trabajos como James Bond son el núcleo fundamental de su carrera. También recuerdo una película de mercenarios  dirigida en 1978 por Andrew V. McLaglen, "Patos salvajes", que protagonizó junto a otros dos británicos de primera fila: Richard Burton y Richard Harris, y seguro que más de un experto cinéfilo que lee este blog nos podría resaltar alguna más. Ahora Moore se ha convertido en el primer 007 de carne y hueso en fallecer. Descanse en paz.

1 comentario:

Susana M dijo...

Era mi Bond preferido. El màs simpático. Un beso.