28 de abril de 2016

Estrategias


Hay quien se toma la vida como una continua estrategia; estrategia para organizar el trabajo y la familia, estrategia para captar clientes, estrategia para conseguir apoyos, adictos o votos, estrategia para hacer amigos o encontrar pareja, ... Es posible que en ocasiones esta forma de plantearse las cosas pueda dar resultado, pero a mí me deja frío ... casi diría que me produce amplio desagrado.

Bien claro tengo que la cabeza debe intervenir, y con peso, con influencia notable, en nuestros planteamientos vitales, pero me resisto a dejar de lado el corazón, a mirarlo con precaución, a hacerle perder protagonismo. Pienso en el inicio del maravilloso poema de Quevedo: "¿Qué tengo yo que mi amistad procuras? ..." ... y ese asombro del clásico que no refleja más que un  Dios que ni selecciona, ni distingue ni discrimina, me mueve a intentar imitarlo, frente a elitismos, búsquedas interesadas, ... frente a estrategias. Me resisto a convertir la amistad, las relaciones sociales en una especie de cuestión empresarial. Para vivir, para luchar, amar, sufrir, ... no hay que hacer un Máster, ni reunirse previamente ni trazar un plan.

Andamos, yo el primero, necesitados de saber amar mejor, de no excluir, ... de dejar de ser estrategas para ser humanos. En eso estamos.

7 comentarios:

Consuelo dijo...

Además de agotadoras, no suelen dar resultado si no responden a la verdad de las cosas

Marta dijo...

TÁCTICA y ESTRATEGIA


Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.

Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.

Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos

no haya telón
ni abismos.

Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple.

Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.


~Mario Benedetti~



gloria dijo...

Antes , los estrategas, me producian, ansiedad. Lo tenian todo tan controlado.,hijos, colegios, amistades, clubs., trabajo.y una con su inseguridad a cuestas. . los q somos un libro abierto ( q tambien es un defecto) no entendemos porque no se puede dejar q la vida transcurra con naturalidad. Bastante complicada es ella solita.

Modestino dijo...

:)

Modestino dijo...

Yo creo que ser un libro abierto no es un defecto ... otra cosa es que traiga problemas ...

Nélida G.A. dijo...

Interesante reflexión que comparto.
Hay que tener un equilibrio entre mente y corazón.
Quien continuamente planea y traza su vida a base de estrategias, corre el riesgo de aparentemente tenerlo todo y finalmente no tener nada. Si falta el candor, la humanidad y los sentimientos, es como un saco vacío.
Un abrazo.

Susana M dijo...

Qué buena filosofía. Un beso.