12 de noviembre de 2014

"Pedro Jota" y "El Mundo"


Hace unos meses nos sorprendía la noticia de la salida de Pedro J. Ramírez de la dirección de "El Mundo", un diario que él mismo había creado y a cuyo mando estuvo nada menos que 25 años; tras tomar las riendas del periódico Casimiro García-Abadillo, "Pedro Jota", como se le conoce popularmente, siguió publicando su mítica carta dominical, un artículo larguísimo y muy trabajado en el que habla, con pimienta e intención, de la actualidad política. En los últimos días ha estallado la guerra entre el viejo y nuevo director, la referida carta ha dejado de aparecer y Pedro J. Ramírez se queja amargamente de que le han dado la definitiva patada del diario que en su día había sacado de la nada. Ignoro las razones últimas de su inicial salida de la dirección y su posterior anatematización, aunque hay quien habla de una posible caída en desgracia en los círculos del poder, mientras otros mencionan la difícil situación económica de la empresa.

Vete a saber qué motivos reales hay detrás de la situación, pero no cabe duda de que la cosa afecta a uno de los grandes del periodismo de los últimos 35 años; Ramírez ha creado escuela y ha sido protagonista habitual del aspecto periodístico de la política española durante todo el periodo que comenzó con la entrada en vigor de la Constitución de 1978. Estamos sin duda ante un genio de la prensa, pero también es cierto que a "Pedro Jota" se le puede incluir entre aquéllos personajes que en cierta manera han creído ser "Dioses", o al menos han actuado como si lo pretendieran. Hay gente que anda tan segura de sí mismo que parece ir por la vida pisando fuerte, exhibiendo una autoridad moral que aparenta no tener grietas ni limitaciones, por eso tal vez les cuesta tanto perder el papel principal en el lugar donde desempeñan sus tareas. Es como si se manejaran como andando por encima del bien y del mal y tienen el peligro de que su gloria les impida ver que, como todos los humanos, tienen los pies de barro, ... o cuando menos algo de fragilidad en los mismos.

Aunque no he sido usuario habitual del "Mundo", sí que lo he leído con frecuencia, y en sus hojas he encontrado bastantes toques de calidad e interés, hasta me he deleitado más de una ocasión con la carta dominical a que hacía referencia, pero también he de decir que tengo mis reticencias respecto del estilo periodístico que ha empleado Ramírez con frecuencia y del que en cierta manera ha sido pionero: ese llamado periodismo de investigación que a veces no respeta secretos y discreciones,  esas portadas que airean miserias buscando más la venta que la verdad,  ese estilo de contar noticias de alcance por entregas, reflejándolas parcialmente para provocar una expectación que más allá de una información veraz se tiene la impresión que busca"colocar" más ejemplares.

Es de admirar la profesionalidad, el esfuerzo por llegar más lejos, el deseo de informar cada vez mejor, pero en este mundo periodístico hay más de uno que se cree "Dios", que dicta doctrina y sentencia decisiones; a lo mejor sería bueno que valoráramos más otras virtudes, aunque dieran menos réditos a corto plazo. Pedro J. Ramírez tiene 62 años, no cabe duda de que a esa edad no se está acabado y que este hombre tiene un bagaje notable detrás, vete a saber si bajando un poco del pedestal su resurgimiento, que se producirá sin duda, nos traiga a un periodista tan bueno como antes a la vez que más válido.

10 comentarios:

Susana Moreno dijo...

No creo que estę en la pobreza y el estilo que practicaba se llama prensa amarilla. Un beso.

Modestino dijo...

No, en la pobreza no debe de estar, pero quiza tampoco éste ahora en el candelero y eso también duele, a lo mejor mas.

Anónimo dijo...

A mí, este hombre me echa para atrás, no puedo evitarlo. Me caen mal hasta sus tirantes, sus camisas a rayas y esas corbatas imposibles (tan de Madrid, con perdón).

Además, he leído que sus famosas "Cartas" se las escribía un amanuense, es decir, un "negro". Vete a saber.

En cualquier caso, no me da nunguna pena: con el uno por ciento de su patrimonio, yo ya estaría jubilado.

Modestino dijo...

Muy de Madrid, aunque él es riojano.

Ah ... y pena, ninguna por supuesto, pero esta gente sufre cuando pierde ...

Alberto dijo...

Pedro Jota es un periodista de los de antes, con todo lo bueno y lo malo que pueda tener esa connotación, de esos que les gustaba arremangarse en la redacción como el último de los redactores y también se codeaba con los poderosos. Muchas cosas que han publicado en "El Mundo" cuando era Director no me gustaban, pero siempre se veía que existía un trabajo detrás, erróneo o no, pero sí presente.

La carta que no le han querido publicar en "El Mundo" actual es ésta, en la que escribe de todo para Rajoy, menos bonito...

http://iniciativadebate.org/2014/11/09/el-estafermo/

interbar dijo...

En el nuevo Mundo ya no se critica la inacción de Rajoy, ya se descalifica como de "extrema derecha" el defender los principios constitucionales y el Estado de Derecho.

Modestino dijo...

La verdad es que últimamente ando muy desconectado de la prensa ... a lo mejor es que así me deprimo menos.

Anónimo dijo...

Yo le deseo lo mejor a Pedrojota, tiene que ser muy duro ver como te echan de la empresa que has montado. Tambien le deseo suerte en cualquier proyecto que emprenda.

tomae dijo...

Yo siempre me he preguntado por lo que tenía en ese "cajón" y como sería ese "cajón" ... y me imaginaba uno de esas mesas antiguas de periodistas que poco tienen que ver con los muebles de oficina tipo mecano que hay ahora.

Modestino dijo...

Yo no dudo de la enorme calidad profesional de Pedro J., lo que pasa es que hay personajes que pisan demasiado fuerte ...